El papel de la mujer en el MWC sigue siendo secundario
El papel de la mujer en el MWC sigue siendo secundario - INÉS BAUCELLS

El MWC intenta conectar con las mujeres

La presencia femenina tan solo aumenta un 3% en la cita anual en Barcelona de la industria del móvil

ANA LUISA ISLAS
BARCELONAActualizado:

Lawrence Yanovitch, presidente de la GSMA Foundation, preguntó en una mesa redonda sobre la “inclusión digital y financiera de las mujeres” durante el congreso mundial de móviles por qué las mujeres deben tener acceso a internet. Sonia Jorge, directora ejecutiva de la Alianza por un Internet Asequible (A4AI, por sus siglas en inglés), le contestó, visiblemente enfadada, que esa es una pregunta que no tendría que hacerse en un congreso como el que se llevó a cabo esta semana en Barcelona. Para Jorge, el legado de la desigualdad entre hombres y mujeres “continúa a pesar del avance de la tecnología y es responsabilidad de todos”. En esta edición, a diferencia de otras ediciones, el congreso que reúne a las cabezas de la industria del móvil ha intentado “conectar” con las mujeres, aunque los esfuerzos han sido insuficientes.

El 21% de los asistentes en el Mobile han sido mujeres. La cifra poco a poco va en aumento

Y es que no hace falta pasar demasiado tiempo en el congreso para notar esta desigualdad de la que habla Sonia Jorge. Desde su creación, en el MWC la presencia de las mujeres es mucho menor que la de los hombres. Son mayoría en las posiciones de azafatas y de limpieza, pero minoría en las conferencias, tanto arriba de los pódiums como en los auditorios. Aún así, ha aumentado la presencia femenina en los últimos tres años. Del 18% de mujeres entre los asistentes de las ediciones de 2014 y 2015, este año hubo un aumento hasta el 21% de los 101,000 asistentes. Casi 6.000 mujeres más que hace dos años.

Para Claire Sibthorpe, líder de Connected Women de GSMA, el porcentaje de mujeres en el MWC es representativo de la presencia de las mismas en la industria en general. “Está mejorando y va en aumento, aunque tendría que hacerlo más rápido”, explica. Connected Women es un proyecto del GSMA que intenta trabajar para conseguirlo. El año pasado realizó un estudio en 11 países acerca de la brecha de género en el sector y este año organizó, durante el congreso, mesas redondas, encuentros de “networking”, así como una iniciativa en la que varias empresas del sector se comprometieron a aumentar el acceso de las mujeres al mundo del móvil. Ninguna de las grandes empresas firmó. Sin embargo, “estamos trabajando en ello, aunque esperemos que haya más acción el próximo año”, admite.

Controles a su vestimenta

Además de la inclusión de Sibthorpe y su equipo al congreso, tras las críticas recibidas acerca de la imagen de la mujer en la feria (azafatas con poca ropa o volantes de prostíbulos a las afueras del congreso), los organizadores han hecho dos llamados este año. El primero, solicitando un código de vestimenta “business o business casual”, dejando prohibido entre “el personal contratado por los exhibidores” las minifaldas, los shorts, los trajes semitransparentes, los escotes, así como algunos tipos de camisetas (“halters” o de tubo, por ejemplo), más no en pos de las mujeres sino para respetar “las distintas culturas y nacionalidades presentes en el congreso”. En el segundo se han pronunciado en contra de la “prostitución o de la explotación de las mujeres” y han agradecido a la empresa de “escorts” Apricot la retirada de sus anuncios espectaculares durante esta semana.

Está demostrado que las empresas con más mujeres son mejores en innovación y tienen más rentabilidad

Para contrarrestar la falta de representación de ciertos temas en la feria de móviles, cada año, se realizan algunas actividades “off” MWC. Este año, por ejemplo, en el Mobile Social Congress en el Casinet d’Hostafrancs, se tocó el tema del origen de los materiales con los que se fabrican los teléfonos, del cual nunca se habla de paredes para adentro de la Fira. Así también, se llevó a cabo la segunda edición de “Women in Mobile”, con la participación de 400 personas en el espacio Francesca Bonnemaison. A diferencia de las conferencias de dentro del recinto, aquí todas las participantes fueron mujeres “expertas de empresas significativas del sector”. Y aunque la mayoría de las asistentes fueron mujeres, no se habló de cómo hacer que este encuentro pueda trasladarse a dentro del recinto ferial.

“Diversos estudios demuestran que las empresas con más presencia de mujeres son mejores en innovación y tienen más rentabilidad”, explica Sibthorpe. Es bueno para los negocios, para la sociedad en general y para las mujeres, agrega. Efectivamente, a principios de este mes se publicaba un estudio del Peterson Institute for International Economics que afirma que las compañías que tienen al menos un 30% de presencia de mujeres en puestos directivos tienen un 15% más de beneficios que aquellas que no la tienen. Quizás no con la intención de alcanzar la equidad, sino una mayor rentabilidad, el congreso llegará algún día a ser equitativo. “Es tarea de todos, gobierno, empresas privadas, sociedad civil, cambiar la situación ridícula en la que vivimos ahora”, concluyó en su presentación en el MWC Sonia Jorge.