Alumnos catalanes entrando en el colegio en una imagen de archivo
Alumnos catalanes entrando en el colegio en una imagen de archivo - EFE

La Generalitat no ve «rigor científico» en el estudio que espió a los alumnos en el patio pero evita criticarlo

Plataforma per la Llengua investigó de incógnito y sin informar a los padres el idioma que hablaban los escolares en medio centenar de centros catalanes

LÑhdajdajhdjka

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El consejero catalán de Educación, Josep Bargalló, ha reconocido este viernes la falta de «rigor científico y académico» del estudio que realizó la entidad catalanista Plataforma per la Llengua para investigar el idioma que hablaban los alumnos de la comunidad en el patio. Según ha afirmado el dirigente de ERC, los datos aportados con esas indagaciones son «parciales», no obstante, ha evitado recriminar los métodos de la autodenominada «ONG del catalán».

«Sólo podemos tener datos reales del uso de la lengua si se analiza su utilización en el entorno, en calles e instituciones del mismo barrio, además de en la escuela», ha afirmado Bargalló en una entrevista en Catalunya Ràdio. No obstante, ha insistido en analizar el idioma que los niños catalanes usan en sus horas de esparcimiento. «Seguro que es distinto en el aula y en el patio», ha apuntado.

Paralelamente, el consejero ha reconocido su preocupación por el uso del catalán tanto en la escuela como en el conjunto de la sociedad. En este sentido, ha reiterado que el sistema educativo no debe ser el único frente en el que se trabaje para reforzar la presencia de la lengua autonómica. Las tesis de Bargalló coinciden con las que expresó este verano la propia Plataforma, entidad centrada en lograr la hegemonía del catalán en todos los ámbitos de la vida civil de Cataluña. En el documento de reformulación del modelo lingüístico educativo, presentado por el consejero a finales de octubre de 2018, la Generalitat ya subrayaba la importancia de fomentar el uso de la lengua autonómica más allá de las aulas y proponía como instrumento para lograrlo los denominados Planes Educativios de Entorno (PEE). A través de estos planes, y mediante acuerdos con entidades locales y diputaciones, el gobierno catalán se propone extender así la obligatoriedad del uso del catalán en actividades lúdicas y extraescolares en las que participen los alumnos al margen del horario lectivo.

El espionaje

Este mes de julio la Plataforma por la Lengua presentó un estudio sobre el uso de esta lengua en los patios de los colegios e institutos de la comunidad. Según revelaron los responsables del informe, varios activistas de la organización estudiaron sobre el terreno a alumnos catalanes en horario de recreo para inspeccionar el idoma que usaban al relacionarse con sus compañeros. La Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) denunció estas actividades ante el Defensor del Pueblo y el Ministerio de Educación. ¿El motivo? Se espió en medio centenar de centros de los 35 municipios más poblados de Cataluña. Se hizo de incógnito de forma que ni alumnos ni profesores sabían que se les estaba «observando» el comportamiento.