Un niño leyendo en la Feria del Libro
Un niño leyendo en la Feria del Libro - EFE

Una escuela pública de Barcelona retira 200 cuentos infantiles por «sexistas» y «tóxicos»

Entre los títulos censurados se encuentra la «Bella Durmiente», la «Caperucita Roja» o la leyenda de Sant Jordi

Esther Armora
BarcelonaActualizado:

La ola de lo políticamente correcto llega a las bibliotecas escolares. A una semana de Sant Jordi, la gran fiesta del libro en Cataluña, ha trascendido que un colegio público de Barcelona ha retirado 200 cuentos que utitlizaban los alumnos de la etapa infantil por considerarlos «sexistas». Se trata de la Escuela de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Taber, ubicada en la zona alta de la capital catalana y titularidad de la Generalitat.

Según avanzó la televisión municipal de Barcelona Betevé, entre los títulos retirados se encuentra la propia leyenda de Sant Jordi, que relata como una joven princesa es rescatada de las fauces de un dragón por un valiente caballero que le entrega una rosa que brota de la herida del animal; «La Bella Durmiente», un clásico infantil que narra como una princesa queda profundamente dormida por un hechizo hasta que un principe le devuelve la vida con un beso, y «La Caperucita Roja», una frágil joventiva devorada por un lobo y es rescatado un cazador.

Fuentes de la consejería de Educación consultadas por ABC indicaron que la Generalitat no va a pronunciarse sobre el tema porque «las escuelas tienen plena autonomía para decidir sobre los libros y el material escolar que ofrecen a sus alumnos». Portavoces de la comisión que ha revisado el contenido de los cuentos rehuyeron dar más títulos y avanzaron que las situaciones más habituales que han encontrado al revisarlos son que «asocian la masculinidad a valores como la valentía y la competitividad», informa El País.

Tras analizar los libros, dirigidos a niños de hasta seis años, se llegó a la conclusión de que el 30% de ellos reproducían patrones sexistas y debían retirarse. Asimismo, solo un 10% cumplía con requisitos antisexistas establecidos por el centro.

Otras escuelas públicas de la capital catalana como el colegio Montseny o la escuela Fort Pienc trabajan eniniciativas similares. La directora de esta última escuela, Lourdes Mateo, ha explicado a este diario que hace dos años un grupo de madres creó una Comisión de Igualdad de Género, desde la que han impulsado varias acciones (conferencias, debates, etc...) encaminadas a reivindicar la igualdad entre los dos sexos. «Se hizo una gincana en la que se debatió sobre la cuestión, también se analizaron las actividades que se realizan en el patio y se pudo constatar que los juegos de pelota atraen siempre a niños por lo que se ha decidido que dos días a la semana no se juegue al balón en el patio más grande», informa Mateo.

Biblioteca de patio

Una de las últimas iniciativas impulsadas por esta comisión, que trabaja con el apoyo de la dirección del centro y el equipo docente, ha sido, según indica la directora, crear una biblioteca de patio, cuyos libros han sido revisados por esta comisión bajo una mirada no sexista. «Las madres de esta comisión recibieron una subvención y decidieron impulsar esta biblioteca móvil para el patio. Hay un carrito con libros para Infantil y otro para Primaria, pero todos seleccionados con esta mirada para evitar que se potencien estereotipos», añade la directora