Agentes de los Mossos en una imagen de archivo
Agentes de los Mossos en una imagen de archivo - ABC

Un menor tutelado violó con gran violencia a seis mujeres en Barcelona

Las pruebas de ADN le incriminan en estas agresiones cometidas de octubre a diciembre en Montjuïc y Horta

BarcelonaActualizado:

El pánico que se había apoderado del barrio barcelonés de Poble-sec por tres violaciones concadenadas en jardines de Montjuïc sin autor conocido el último trimestre del pasado año por fin se ha disipado. La investigación de los Mossos d’Esquadra ató cabos y las pruebas de ADN finalmente lo ha confirmado: el depredador sexual de Montjuïc era el mismo joven que en diciembre había sido detenido por otras tantas violaciones en el distrito barcelonés de Horta. Un menor de 17 años, tutelado por la Generalitat de Cataluña.

El agresor actuaba con gran violencia y siempre con la cara tapada, según ha explicado hoy miércles en rueda de prensa el jefe de la división criminal de Barcelona, el inspector de Mossos Pere Pau Guillén. Sus objetivos eran mujeres de mediana y avanzada edad. La hora del día le era indiferente; mañana, tarde o noche. Eso sí, se aseguraba bien de que sus víctimas estuvieran solas para abordarlas en plena calle, y trataba de evitar zonas donde pudiera haber cámaras de seguridad. El no disponer de imágenes ha dificultado la investigación.

El pasado 7 de diciembre, agentes de la Policía catalana arrestaron a un menor como presunto autor de tres agresiones sexuales en el distrito de Horta. El joven, tutelado por la Dirección General de Atención a la Infancia de la Generalitat (DGAIA), pasó entonces a disposición de la Fiscalía de menores y un juez ordenó su internamiento en un centro cerrado. Mientras, los investigadores continuaron con sus pesquisas sin apenas resultados. Y algo llamó la atención de los investigadores: su historial delictivo estaba en blanco. No había antecedentes de agresiones sexuales ni de otro tipo de delitos.

Mismo «modus operandi»

Pero hallaron similitudes entre los casos de Horta y aquellos de Poble-sec que no se habían resuelto. En este segundo barrio las violaciones se habían cometido en diferentes jardines de Montjuïc y los agentes ubicaron al sospechoso en zonas cercanas los días en que produjeron las agresiones. Y gracias, en este caso, a las cámaras de seguridad, situaron al sospechoso en una entrada al Metro en otro de los casos. Las pruebas de ADN han confirmado ahora estos indicios recopilados por los investigadores de los Mossos d’Esquadra.

El joven, que está tutelado por la Generalitat, cometió las seis violaciones entre finales de octubre y principios de diciembre. Transcurrió un mes entre la primera y la segunda agresión sexual; pero luego, en solo once días cometió las otras cinco. Una preocupación menos para los vecinos y vecinas del barrio de Poble-sec.