Visitantes en el Mobile World Congress de Barcelona
Visitantes en el Mobile World Congress de Barcelona - AFP

El MWC, éxito de una ciudad «movilizada»

109.000 visitantes pisan el congreso en una edición de récords, que deja «ampliamente satisfechos» a restauradores y hoteleros de Barcelona

BarcelonaActualizado:

Un año para enmarcar en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. La cita por excelencia de la tecnología móvil cerró ayer sus puertas, en una edición que pasará a la historia por haber sido la gran presentación del 5G a la sociedad, el escaparate de los «smartphones» plegables, la prueba de fuego de las intervenciones quirúrgicas teleasistidas y por unas nuevas cifras de récord para el certamen, que ayer se despedía de los últimos congresistas con carteles que ya anunciaban la próxima edición.

Los 109.000 visitantes que han pasado por los ocho pabellones expositores del recinto ferial de Gran Via de L’Hospitalet de Llobregat, 2.000 más que hace un año y muchos de ellos directivos y creadores de opinión, ratifican el excelente balance de la presente edición, a pesar de los intentos de sectores populistas e independentistas de empañar el certamen con polémica institucional y de la coincidencia con la huelga en el servicio de Metro.

Los paros, que hasta ayer se repitieron en tres franjas de dos horas, eran una de las preocupaciones de la presente edición pero apenas tuvieron afectación en los congresistas. Aunque no pudieron llegar al recinto ferial ni en Uber ni Cabify, sí que lo hicieron indistintamente en transfers privados, taxis o transporte público que, reforzado para la ocasión, ha sido muy usado por los congresistas.

Además, el 4 Years From Now (4YFN), el certamen paralelo centrado en las startups y que cada año está cogiendo más revuelo, también ha cosechado un balance excelente, con 23.000 asistentes, 2.000 más de los previstos y un 13%más que hace un año.

Este año, además, los Mossos han registrado menos hechos delictivos dentro del congreso. En concreto, tuvieron constancia de 129 casos, un 3,37% menos que el anterior año. El 5G, la inteligencia artificial, la realidad virtual y la conectividad, así como la nueva generación de dispositivos inteligentes han sido los protagonistas de la cita, con el permiso de la otra cara del MWC, la que empieza cuando se sale del congreso y los asistentes pueden disfrutar de los atractivos de Barcelona. El espléndido clima, totalmente primaveral, ha jugado una carta a favor del MWC.

Buscar otros congresos

La ciudad, de hecho, se embolsa unos 473 millones de euros a costa de ambos congresos y restauradores, hoteleros, comerciantes y taxistas son los grandes beneficiados por estos cuatro días de actividad, que les supone el mayor ingreso de la temporada invernal. Ayer mismo, en su balance del congreso, el Gremio de Restauración se mostró «ampliamente satisfecho» con el negocio hecho estos días, sobre todo duranet las noches. Algunos de los locales, aseguran, ya les han reservado mesa para el año que viene.

«El balance es tan positivo que debería animar a los representantes políticos a buscar activamente nuevos congresos de relevancia mundial», instaron los restauradores, que también hicieron un llamamiento para «multiplicar esfuerzos y consolidar el MWC en los próximos años, evitando conflictos que puedan dañar la imagen de la ciudad».

Otra infraestructura beneficiada ha sido el aeropuerto de El Prat, muy próximo al MWC: estos días ha operado un total de 351 vuelos privados, un 95% más que los que acoge una semana normal. Las ventas en los comercios del aeropuerto también se han incrementado un 36% y la restauración, un 42%. Además, el aeropuerto de Girona-Costa Brava ha ergistrado 72 vuelos corporativos relacionados con el Mobile y el de Reus, otros 10.

Con la euforia muy presente, ambos salones empiezan ya a pensar ya en la próxima edición, que llegará del 24 al 27 de febrero de 2020. Barcelona también mira ya los retos pendientes, para que el próximo MWC vuelva a ser un éxito y quiera quedarse más allá de 2023.