La UAB en una imagen de archivo
La UAB en una imagen de archivo - INÉS BAUCELLS

Cataluña descarta aplicar la rebaja pactada de las tasas universitarias

De la partida de 15 millones para becas, el grueso (9,5 millones) se destinaría a becas-salario

BarcelonaActualizado:

La esperada rebaja de las tasas universitarias en Cataluña no llegará, al menos, el próximo curso. Tras años de reivindicaciones, la comunidad universitaria catalana (rectores, sindicatos y estudiantes) unió fuerzas para impulsar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) con el objetivo de regular por ley una rebaja del 30 por ciento del precio de los estudios universitarios y eliminar así el agravio comparativo con respecto a otras comunidades.

En un encuentro con los medios, el secretario general de Universidades, Francesc Xavier Grau, expresó abiertamente su disconformidad con la medida alegando que «no es correcta» y que sigue fomentando desigualdades en el acceso. «No corrige la inequidad del sistema y favorece a las franjas económicamente más potentes», arguyó el responsable de Universidades del Govern. Aseguró, asimismo, que para cumplir con el acuerdo parlamentario de 2016 de reducir en un 30 por ciento los precios de las matrículas se necesitarían 60 millones de euros adicionales que difícilmente se conseguirán. Grau fijó como objetivos prioritarios de su departamento: garantizar la equidad en el acceso al sistema, resolver los problemas presupuestarios y los derivados de la escasez de recursos humanos. Para afrontar este triple objetivo se precisarán, según dijo, 72 millones de euros, un incremento que reconoció poco probable.

El grueso de esta partida, un total de 42 millones, se destinarán, según apuntó, a combatir el déficit estructural de las universidades. Los 30 restantes (15 y 15, respectivamente) se dedicarán a becas y a la contratación de investigadores jóvenes (del orden de unos 600). Si hay prórroga presupuestaria, «con los 42 millones podemos contar», indicó el secretario de Universidades. De la partida de 15 millones para becas, el grueso (9,5 millones) se destinaría a becas-salario, medida que, según adelantó, beneficiaria a unos 2.000 estudiantes.

Una situación complicada

La política de becas del Govern contempla, asimismo, la reducción del 30 por ciento en los tramos 3, 4 y 5 de IRPF, que se corresponden con las rentas medias y empezar a equiparar el precio de algunos máster al de los grados de tipo C. En cualquier caso, Grau reconoció que en un escenario de prórroga presupuestaria la situación de las universidades será «complicada».