Un colegio en una imagen de archivo
Un colegio en una imagen de archivo - ABC

Barcelona reubicará a los alumnos de Escoles Griselda, que cierra por problemas económicos

Los responsables del centro no tienen los 700.000 euros necesarios para trasladar el colegio a otro local

ABC
BarcelonaActualizado:

El Consorcio de Educación de Barcelona (CEB) ya trabaja en la reubicación de los 174 alumnos que actualmente están inscritos en Escoles Griselda, cuya dirección ha comunicado que cesa su actividad por la precariedad económica de la cooperativa de maestros titular de este centro educativo.

La escuela concertada, situada en dos locales, uno en la calle Parlament y otro en la Ronda Sant Pau, en el barrio de Sant Antoni del Eixample, desde hace más de 50 años, es de una sola línea y tiene actualmente 9 cursos repartidos entre infantil y primaria, a los que asisten mayoritariamente niños de familias recién llegadas a Barcelona, informa Efe.

Según fuentes de la cooperativa de maestros, el problema es que no tienen los 700.000 euros necesarios para trasladar la escuela a un edificio que les ha ofrecido, por el mismo alquiler, la propiedad de los locales que ocupan desde hace más de medio siglo y cuyo contrato ha estado en prorroga desde hace 15 años, cuando terminó.

En un comunicado, el CEB explica que durante este año ha estado «al tanto de la situación y ha hecho acompañamiento en la búsqueda, análisis y viabilidad de posibles alternativas» al cierre de la escuela, entre las que se ha descartando la de que el centro se acoja al nuevo decreto ley de la Generalitat que permite el paso de escuela concertada a pública, «ya que no dispone del equipamiento adecuado para iniciar el próximo curso 2019-2020».

Ante esta situación, el CEB ha informado de que para garantizar la escolarización del alumnado respetará la preinscripción para el curso 2019-2020 y asignará las plazas de acuerdo con la segundas o sucesivas opciones a aquellas familias que han participado en este proceso. Explica que ha recibido 21 solicitudes de cambio de centro que atenderán según los criterios establecidos y que al resto, 153 alumnos, se les dará opción a todas las familias a escoger entre las plazas vacantes de la ciudad.

La presidenta de la Comisión de garantías, conjuntamente con el equipo de la escuela y el personal de la Oficina de Escolarización, atenderá de manera personalizada a las familias en la misma escuela para acompañarlas, buscar la mejor opción entre las vacantes disponibles y ayudarles a hacer la preinscripción en otro centro. En el comunicado, el CEB hace un especial reconocimiento a la labor educativa que ha desarrollado este centro, vinculado al barrio de Sant Antoni a lo largo de su historia, y de su compromiso para una escuela inclusiva.