Torra, ayer, al salir del Parlament ya como presidente electo
Torra, ayer, al salir del Parlament ya como presidente electo - INÉS BAUCELLS

Los agentes económicos piden a Torra acabar con la confrontación

Patronal y sindicatos reclaman al nuevo gobierno de la Generalitat estabilidad y respeto por el marco legal

BARCELONAActualizado:

Una oportunidad para acabar con las políticas de confrontación. Los agentes económicos en Cataluña aprovecharon ayer la elección de Quim Torra como presidente de la Generalitat para hacer un llamamiento para avanzar hacia una etapa de «entendimiento y concordia» con el Gobierno. Aunque los dos discursos de Torra – el del sábado y el de ayer– hacen presagiar justo lo contrario, tanto Fomento del Trabajo como CC.OO y UGT, así como José Luis Bonet, expresaron su deseo de que las cosas cambien.

En una nota emitida ayer, Fomento felicitó a Torra al mismo tiempo que apelaba a la «responsabilidad de todos los grupos parlamentarios para establecer un diálogo constructivo en beneficio del conjunto de la ciudadanís y de su tejido productivo». En esta línea, la histórica patronal dijo desear «un gobierno estable, previsible y con políticas a medio y largo plazo». Reunida en Tarragona el Comité Ejecutivo de la patronal, Fomento consideró como una «anomalia» que en los últimos diez años Cataluña haya celebrado cuatro elecciones autonómicas, y expresó su deseo de que el nuevo ejecutivo abra una «etapa de estabilidad gubernamental y de lealtad institucional».

Abundando en la línea mantenida en los últimos años, en los que Fomento fijó una postura de absoluta oposición a las propuestas unilaterales de la Generalitat, la patronal recordó que el ejecutivo catalán «es esencial para la estabilidad social y económica del país y factor clave del crecimiento, por lo cual pide una acción de gobierno comprometida con el Estatuto de Cataluña y la Constitución española». Fomento, en la misma línea, insistió en «preservar un marco jurídico y regulatorio seguro y estable».

El Círculo de Economía, entidad también muy crítica con el proceso secesionista, no hizo valoraciones, reservándose para sus inminentes jornadas anuales en Sitges, que tradicionalmente inaugura el presidente de la Generalitat, y cuyo programa pemanecía abierto a la espera de confirmarse la investidura.

También se manifestó el presidente de la Cámara de Comercio de España, Josep Lluís Bonet, que pidió al nuevo presidente de la Generalitat «respeto a la ley» y un «esfuerzo de diálogo» con el Gobierno español para poder superar la «anomalía» que vive Cataluña. El también presidente de Fira de Barcelona y de Freixenet, sobre la base del «respeto al orden constitucional y estatutario», añadió que tanto el nuevo gobierno catalán como las fuerzas políticas españolas deben hacer «un esfuerzo de diálogo» para lograr alcanzar «la concordia y el consenso», con el fin de evitar la fractura de la sociedad catalana y volver «a trabajar juntos, pensando en el futuro de nuestras familias».

"Política de bloques"

También se manifestaron tras la elección de Torra CC.OO y UGT, instando ambas centrales al nuevo presidente catalán, y también a Mariano Rajoy, a abrir un periodo de acercamiento que acabe con el bloqueo político. Señalaron que el nuevo ejecutivo catalán tiene ahora «una oportunidad única» para acabar «con la políticas de bloques y confrontación».

En esta línea, el secretario general de UGT, José María Álvarez, llamó ayer al bloque independentista a aprovechar la «oportunidad de normalización» que supone la elección de Torra, pero siempre «dentro y a partir del Estatuto y la Constitución». En declaraciones a Efe desde Berlín, Álvarez apuntó que «el independentismo debería ser plenamente consciente de que se abre una oportunidad de normalización». «Hay que ponerse manos a la obra para poder solventar» la cuestión catalana», apuntó.