Un concierto de la edición anterior
Un concierto de la edición anterior - ABC

Viaje en el tiempo desde Poblet

El monasterio cistercense de Tarragona acoge este fin de semana su VII Festival de Música Antigua

A. Cabeza
BarcelonaActualizado:

Música única en un entorno único. El real monasterio de Poblet, en la Conca de Barberà, celebra desde esta noche y durante tres días el VII Festival de Música Antigua, una cita con los sonidos renacentistas y barrocos que se adentra en uno de las grandes abadías cistercenses de Cataluña. La presente edición, además, pretende reflexionar sobre el concepto de la metamorfosis y se engrandece, con más actividades que en sus anteriores ediciones.

Así, este año la cita incluye ocho actividades hasta el domingo que van mucho más allá de la música: Poblet también ofrece a sus visitantes la reflexión, el patrimonio histórico y artístico y la naturaleza de las montañas de Prades que lo rodean. Sumando estas cualidades y también con la intención de ir más allá de la música por primera vez antes de los conciertos se organizarán conferencias en las que participarán Dolors Bramon, Xavier Antich o Stefano Cingolani. Por otro lado, los organizadores también preparan actuaciones matinales con grupos emergentes del panorama de la música antigua.

El director artístico del Festival y maestro Jordi Savall dirigirá cada noche un concierto que se emplazará en el antiguo dormitorio de los Monjes del monasterio y prevé además conferencias previas en otras estancias del monasterio que intenten reflexionar sobre la música que escucharán y el mundo actual.

El texto religioso «Stabat Mater», versionado por varios compositores barrocos, inaugurará esta noche el certamen, que mañana dará todo el protagonismo nocturno al conjunto de violas de Hespèrion XXI, que interpretarán las «Lachrimae or seaven teares» de John Dowland. Cerrará el festival el concierto «El Renacimiento musical en Nápoles», con músicas fechadas entre los años 1442 y 1598. Savall destacaba recientemente que las propuestas seleccionadas para la presente edición tienen una gran dimensión internacional, ya que próximamente desembarcarán en importantes festivales del mismo estilo, como los de Fontfroide (Francia), Utrech (Países Bajos) y Salzburgo (Austria).

Vida monástica

Para los monjes que viven en Poblet la cita llena sus instalaciones de una actividad no habitual. Este año, destacan, el festival será el más intenso de los que han vivido. «Ya no queda literalmente tiempo para poner más actividades respetando al mismo tiempo los horarios de la comunidad que vive en el monasterio», recordó el abad de Poblet, Octavi Vilà, durante la presentación del festival. «Este es un esfuerzo que hacemos cada año y que no es sencillo, pero creemos que es necesario hacer aportaciones de este tipo al panorama cultural», insistió.