Manuel Valls y Susana Galalrdo, en la inauguración de la temporada del Liceu
Manuel Valls y Susana Galalrdo, en la inauguración de la temporada del Liceu - EFE

Susana Gallardo, la «mecenas» política detrás de Manuel Valls

La actual pareja del candidato a la alcaldía de Barcelona es una pieza clave en su carrera

BarcelonaActualizado:

A ambos lados de los Pirineos, su nombre resuena con frecuencia desde hace meses. La razón es que este año son varias las noticias con las que el ex Primer Ministro de Francia Manuel Valls (56) ha sorprendido a la prensa internacional. Semanas atrás, el político anunciaba su candidatura a la alcaldía de la ciudad de Barcelona de la mano de una plataforma auspiciada por Ciudadanos. Hace tres semanas daba su primera conferencia de prensa ante los medios catalanes.

Pero no solo en la política destacó el líder franco-catalán: hace poco más de un mes, también se conocía el nombre de su flamante pareja, nada menos que la empresaria catalana Susana Gallardo (53). Pese a que, a simple vista, ambos anuncios parecen no tener relación alguna, la nueva compañera de quien también fuera Ministro del Interior de Francia resulta un eslabón fundamental en sus proyecciones políticas.

A comienzos de este año, en abril, Manuel Valls hacía pública su separación de la violinista Anne Gravoin tras 12 años de matrimonio. Menos de seis meses después, los medios difundían su flamante romance con Gallardo. Si bien durante agosto ambos ya se dejaban ver en público, no fue hasta septiembre que su relación adquirió notoriedad en los medios. Reputada por su hábil manejo del mundo de los negocios, la española también pasó por un divorcio tras más de tres décadas de matrimonio. Su ex marido, el empresario Alberto Palatchi, fue el fundador de la firma Pronovias, de gran fama en territorio ibérico y a nivel internacional.

La actual pareja del político formaba parte de la firma, pero su participación en ella se esfumó cuando lo hizo también su matrimonio. Sin embargo, la catalana está lejos de pasar necesidades: no solamente es millonaria, sino que además tiene paso firme en la industria farmacéutica, ya que posee acciones en la empresa Almirall, un verdadero imperio que heredó de su familia. De hecho, según informa la revista Forbes, su fortuna llega a superar los dos mil millones de euros.

Graduada de Oxford, Gallardo posee entre sus propiedades una mansión ubicada en las Islas Baleares, además de un magnífico piso en la Ciudad Condal que fue refugio de Valls al aterrizar en la ciudad. Este, no obstante, explicó entre bromas que ya tiene piso propio, en la calle París del Ensanche.

Además de su costado empresarial, la empresaria es una mujer de firmes convicciones políticas y que se opone de manera incisiva a la independencia de Cataluña. Así lo demostró el año pasado, cuando en el referendum del 1 de octubre se paseó por las calles de Barcelona portando una bandera española, como se la pudo ver en un vídeo que se viralizó rápidamente en las redes sociales.

Si bien en Francia Valls posee toda una red de contactos que le permitieron no solamente escalar en el poder sino también sostenerse en el tiempo ocupando diferentes puestos en la escena política –además de Primer Ministro fue Ministro de Interior y alcalde de Évry, entre otros cargos que ostentó–, su situación en Cataluña es otra.

Apenas planteada la idea de convertirse en alcalde de Barcelona, el político no contaba con las conexiones que habían facilitado su ascenso a la cumbre del poder de París. Según explican fuentes de su entorno a ABC, fue Gallardo quien le abrió camino en la alta sociedad barcelonesa y catalana, haciendo uso de su inacabable agenda y le introdujo en el círculo más exclusivo del territorio que ahora aspira a gobernar.

Los lazos que unen a Gallardo con el universo de la política no comienzan con la llegada a su vida del ex ministro francés. En el año 2016, y con apenas 24 años, su hijo Alberto Palatchi Gallardo había sido elegido para el cargo de Coordinador de Política de Innovación, Tecnología y Empresa en la ejecutiva del PP de Cataluña (PPC).

Pero, al otro lado de los Pirineos, el nombre de Gallardo, que hasta el momento no resonaba en los oídos del pueblo francés, comienza a escucharse con notoria frecuencia. Cada vez son más los medios parisinos y nacionales que llenan sus páginas sobre la nueva novia del ex Primer Ministro y su «anfitriona» en Barcelona.

Aún es temprano para hacer pronósticos sobre los resultados que pueda tener el político cuando llegue la hora de las urnas. Lo que sí se puede afirmar es que en su campaña su nueva pareja es un sostén vital, no solo en el plano emocional, sino también en el económico y el político. Y que su candidatura seguirá dando que hablar tanto en España como en el territorio francés.