Un momento de la Passió que se celebra en Villalba dels Arcs (Tarragona)
Un momento de la Passió que se celebra en Villalba dels Arcs (Tarragona) - ABC

SEMANA SANTALos imperdibles de la Semana Santa en Cataluña

Además de las tradicionales procesiones, la "Dansa de la Mort", las "Passions" o las "Caramelles" protagonizan los actos culturales y religiosos de estos días

BARCELONA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Aunque no tan famosas como las de Andalucía y otras zonas de España, Cataluña alberga durante estas fechas actividades culturales y religiosas para conmemorar la Semana Santa. Así, a lo largo de todo el territorio catalán se pueden encontrar las tradicionales procesiones aunque también eventos peculiares y únicos. A continuación, destacamos los más importantes:

Barcelona: El Viernes Santo al atardecer se celebra un Viacrucis por la avenida de la Catedral con el Cuerpo de Portadores del San Cristo. También ese mismo día se celebra la procesión de la Macarena, que partirá a las 17 horas de la iglesia de San Agustí, y la de las Angustias, a las 18.45h desde la iglesia de Sant Jaume. Ambas pasearán por las calles del Gótico y el Raval hasta bien entrada la noche.

L’Hospitalet de Llobregat: Cuenta con una de las procesiones más multitudinarias de Cataluña, la que organiza la Cofradía 15+1, de tradición laica y carácter cultural. Sus pasos, que no peregrinan hacia una iglesia, recorren los barrios de La Florida y Pubilla Cases.

Badalona: La procesión de los Misterios o del Silencio de Jueves Santo es una de las más antiguas de Cataluña. Pequeñas hogueras, además de los cirios de los feligreses, iluminan la procesión, bajo un silencio total que solo interrumpen los cantos de niños.

Tarragona: La procesión del Sant Enterrament del Viernes Santo es la cita más emblemática de sus imponentes celebraciones de Semana Santa. Con una historia que se remonta al año 1550, cuando se empezó a celebrar, cuenta con 19 pasos, la mayoría de los cuales se llevan a hombros. Es una Fiesta Tradicional de Interés Nacional.

Gerona: La procesión del Sant Enterrament del Viernes Santo también es un año más el acto central de la fiesta religiosa. Este año, además, se suman a ella un grupo de «timbalers» y la coral de Verges. La concejala de Dinamización del Territorio del Ayuntamiento de Gerona, Eva Palau, ha destacado «la comunión entre la vertiente tradicional y religiosa de la historia».

Verges: Este municipio del Baix Empordà acoge el Jueves Santo una de las actividades más curiosas de la Semana Santa catalana. La "Dansa de la Mor"t es una parte de la Pasión de Jesucristo que se escenificaba durante la Edad Media y que se recuperó en el siglo XVII. Cinco personas disfrazadas de esqueletos saltan en plena calle al ritmo de un timbal. Su solemne baile hace que cada año miles de turistas inunden este municipio durante el Jueves Santo.

Tortosa: La procesión del Silencio (Jueves Santo) de Tortosa es una de las más impactantes de la provincia de Tarragona. Sale a las 12 de la madrugada, con todas las cofradías de la ciudad.

"Passions"

Mención especial merecen las «Passions», centenarias representaciones teatralizadas de la Pasión de Cristo con intérpretes populares, típicas en diversos municipios del territorio catalán. En todos ellos, sus vecinos se movilizan desinteresadamente para hacer realidad estas representaciones.

Son especialmente destacables las que se celebran en municipios como Esparreguera (que tiene incluso con un teatro específico para su representación), Olesa de Montserrat (la primera que fue galardonada con la Creu de Sant Jordi de la Generalitat y en la que participan más de 500 personas), Cervera (con una tradición de más de 500 años), Ulldecona (con 200 participantes) o la de Villalba dels Arcs (que, a diferencia de las otras, transcurre al aire libre).

"Caramelles"

No menos típicas son las «Caramelles», unas agrupaciones que corean canciones populares por la calle para celebrar la Resurrección de Jesús. Los intérpretes son grupos de niños o adultos que con una indumentaria peculiar van cantando casa por casa, entre el Sábado y el Lunes de Pascua, y que tradicionalmente recogían a cambio de sus cantos huevos o dinero.

Ahora esta tradición ha perdurado en muchos municipios de la Cataluña Central, como en Súria (en la cita que congrega a más personas), Sant Julià de Vilatorta (considerada Fiesta Patrimonial de Interés Nacional ), Cardona (con más de 200 «caramellaires») o Solsona (que recorren los diferentes barrios de la ciudad).