Oriol Broggi, junto al reparto de la obra inaugural del Grec
Oriol Broggi, junto al reparto de la obra inaugural del Grec - EFE

Oriol Broggi abre el Grec con una epopeya anónima

«El poema de Guilgamesh, rei d’ Uruk» inaugura el festival el 2 de julio

BARCELONAActualizado:

El escenario del Teatre Grec es perfecto para recuperar «El poema de Guilgamesh, rei d’ Uruk» y ya podemos avanzar que la función empezará a las nueve de la noche para que la oscuridad invada esta leyenda. El director Oriol Broggi recibió el encargo de recuperar este texto anónimo,más antiguo que La Biblia, y se alió con la coreógrafa Marina Mascarell para dar movimiento a los personajes.

«Es la historia de un hombre que quiso desafiar a la muerte», advierte Broggi que ha optado por presentar una obra de equipo y reparte el protagonismo de Guilgamesh entre cinco actores (Màrcia Cisteró, Sergi Torrecilla, David Vert y Ernest Villegas). A este curioso quinteto se suman otros tantos como Marta Marco, Clara Segura, Lluís Soler y Ramon Vila. «No serán los únicos –bromea Broggi–. También habrá más colaboradores de La Perla 29 en escena y por este motivo suspendemos las funciones de “Bodas de sangre” estos días».

El sello de La Perla 29 estará presente en el anfiteatro del Grec, que se cubrirá de tierra, los próximos 2, 3 y 4 de julio. «Es una propuesta llena de sugerencias y con pocos efectos especiales; el público tendrá que utilizar su propia imaginación», advierte Broggi que desvela que Lluís Soler narra el gran diluvio pero «no veremos llover».

Broggi tenía en mente «El poema de Guilgamesh» desde hacía años y ahora que le han dado la oportunidad de ponerla en marcha ha optado por una propuesta muy contemporánea. «En 1978 José Sanchis Sinisterra hizo una versión con Teatro Fronterizo pero desde entonces no se ha representado en España; este título es a la vez muy conocido y muy desconocido».

«Hemos unido todas las artes escénicas porque el texto lo pedía: teatro, danza y música se fusionan». La música tiene mucha importancia en esta puesta en escena multidisciplinar, que cuenta con los sonidos mediterráneos de Yannis Papaioannou, interpretados en directo por el propio artista, y la colaboración del acordeón de Joan Garriga. «Este encargo de abrir el festival nos llega en un buen momento; nos pilla crecidos», subraya Broggi.