Detalle de uno de los dibujos de Lina Bo Bardi que pueden verse en Barcelona
Detalle de uno de los dibujos de Lina Bo Bardi que pueden verse en Barcelona - F. MIRÓ

La intimidad dibujada de Lina Bo Bardi

La Fundación Miró de Barcelona dedica una exposición a la dibujos de la arquitecta italobrasileña

BarcelonaActualizado:

Ahora que la Fundación March de Madrid acaba de echar el cierre a la exposición antológica «Lina Bo Bardi: tupí or not tupí», la Fundación Miró de Barcelona toma el relevo y completa el retrato artístico de la arquitecta italobrasileña iluminando una de sus facetas más íntimas y personales. Esto es: celebrando su condición de dibujante con una muestra que, por primera vez, reúne un centenar de dibujos llegados directamente del Instituto Lina Bo e P. M. Bardi de Sao Paulo.

«A través del dibujo observaba, imaginaba y aspiraba a comprender y transformar la realidad, tanto la exterior como la interior», destaca Zeuler Rocha Lima, comisario de una exposición que agrupa piezas dedicadas al mundo natural, evocaciones del cuerpo humano y recreaciones del espacio «como escenario para vivir y ver».

«Práctica cotidiana»

«Como Miró, Lina Bo Bardi también entendía el dibujo como una práctica cotidiana»,constata el director de la Fundación Miró, Marko Daniel. Tanto es así que, según explica Lima, el dibujo fue una de las grandes constantes de una Lina Bo Bardi (1914-1992) que alternó la arquitectura con el diseño, la escenografía o la museografía.

«Fue una humanista que salió de la guerra con mucha rabia y mucha esperanza», destaca el comisario. «Los dibujos eran su manera de estar presen», añade Lima. De ahí que la exposición sea al mismo tiempo una escenografía y también un documental. «Consideraba que las obras eran documentos de memoria», insiste.

En «Lina Bo Bardi Dibuja», realizada en colaboración con la Fundación Banco Sabadell y en cartel hasta el próximo 26 de mayo, la arquitecta nacida en Roma en 1914 e instalada en Brasil desde 1946 se muestra a partir de bocetos, estudios escenográficos, autorretratos y croquis, «documentos secundarios» a partir de los que Lima busca «establecer un contacto íntimo con esta materia tan doméstica». «El dibujo es el primer paso, es una forma de comunicación íntima», zanjó el comisario.