Fachada del Macba
Fachada del Macba - Yolanda Cardo

Cerca de 400 personas del sector cultural defienden que la capilla de la Misericòrdia sea para el nuevo CAP

El manifiesto, que firman Sergi López, Manu Chao, Guille Milkyway y Marina Espasa, entre otros, aboga por el uso médico del espacio que debía acoger la ampliación del Macba

D. M.
BarcelonaActualizado:

Si la semana pasada fueron cerca de doscientos artistas y personalidades del sector cultural como Manuel Borja-Villel, Ignasi Aballí, Pep Agut, Frederic Amat, Miralda, Muntadas y Francesc Torres, entre otros, quienes secundaron un manifiesto a favor de la ampliación del Macba en la capilla de la Misericòrdia, el turno ha sido hoy para 400 entidades y personas del sector cultural que defienden todo lo contrario. Esto es: que en la capilla de la Misericòrdia se instale finalmente el Centro de Atención Primaria (CAP) del Raval Nord.

«Nos incomoda que se plantee el problema como un menosprecio hacia la cultura y las personas que trabajamos en ella. Nosotros también apreciamos a la cultura, pensamos que necesita apoyo público y que a veces no se la da el valor que merece», puede leerse en un texto suscrito por, entre otros, el actor Sergi López, los músicos Manu Chao, Guille Milkyway y Txarango, los escritores Marina Espasa, Bel Olid, Mireia Calafell, Blanca Llum Vidal, Enric Casasses, Sebastià Portell y Julià de Jòdar y los artistas Joan Escofet y Mireia Sellarès.

Según plantean los firmantes en el manifiesto, «las iniciativas culturales públicas no se pueden desarrollar en confrontación con las necesidades expresadas por las personas que se ubican en el territorio». «El papel de las grandes instituciones culturales en el Raval ya ha generado bastante polémicas sobre las consecuencias urbanísticas y económicas que terminan haciendo más difícil la vida de la gente del barrio, sin una percepción generalizada de los beneficios para la vida cultural del entorno», añaden.

El Ayuntamiento de Barcelona presentó la semana diferentes alternativas para que el Macba pueda acometer su ampliación sin necesidad de utilizar la capilla de la Misericòrdia, espacio originalmente cedido por el consistorio al museo y reasignado ahora para ubicar el ambulatorio. A la espera de que esta semana se reúna el Consejo General del Macba, el director del museo, Ferran Barenblit, insistió durante el fin de semana en que el único plan para ampliar el museo pasa por la capilla.