Una actuación en el Heliogàbal
Una actuación en el Heliogàbal - D. CANTÓ

Barcelona «normaliza» la música en vivo con 368.000 euros

El Ayuntamiento subvenciona a 18 locales para realizar mejoras en la insonorización y la seguridad

BARCELONAActualizado:

Fue una de las primeras medidas que anunció el Ayuntamiento de Barcelona para intentar poner un poco de orden al mapa sonora de la ciudad y frenar la escalada de sanciones y expedientes a salas y locales y, nueve meses después, ese intento por «normalizar la presencia de la música en vivo en la ciudad» empieza a cobrar forma.

El primer paso se produjo el pasado mes de mayo, cuando se activó la circular que permitía la música en vivo en todos los bares, cafeterías y restaurantes que cumpliesen una serie de requisitos técnicos, pero ha sido esta semana cuando se ha empezado a hablar de dinero y se ha resuelto destinar 368.905 euros para la rehabilitación y acondicionamiento de dichos locales.

En total, según anunció el Instituto de Cultura de Barcelona, serán dieciocho locales de los diecinueve que se habían presentado los que se repartirán una partida presupuestaria destinada a realizar estudios de impacto acústico, instalar limitadores o habilitar equipos técnicos, así como para realizar mejoras en la seguridad, la insonorización o la accesibilidad.

Es por eso en la lista de locales beneficiados comparten protagonismo salas de conciertos como Razzmatazz, Jamboree, Sidecar y La [2] de Apolo con espacios de dimensiones más reducidas como el Heliogàbal, 23 Robadors, Begood o Trencalòs, entre otros.

El propio Ayuntamiento destaca que de esta línea de subvenciones se han podido beneficiar una decena de locales que no tenían permiso para realizar música en vivo amplifica antes del cambio de normativa en mayo. De hecho, las subvenciones podían solicitarse desde locales que dispongan o estén en trámite de obtener una licencia que les permita ofrecer música hasta salas de conciertos con un funcionamiento regular.

A pesar de que se trata de un reparto desigual y mientras que algunos locales han recibido los 50.000 euros que el Consistorio fija como tope otros oscilan entre los 38.000 y los 1.000 euros de ayuda, el Ayuntamiento ya prepara para el próximo año una nueva línea de ayudas para los locales que no hayan podido presentarse a esta convocatoria.