RECONOCIMIENTO EUROPEO

El cementerio de Reus, visita obligada para los amantes de la cultura

ABC
BARCELONA Actualizado:

Quizá las necrópolis más famosas se remonten a los Imperios Griego y Romanos, no obstante, otras más recientes gozan de un fantástico valor artístico. Es por ello que el Consejo de Europa ha reconocido este verano la Ruta Europea de los Cementerios—iniciativa de la Asociación de Cementerios Significativos de Europa (ASCE)—, compuesta por 49 cementerios ubicados en 37 ciudades de 16 países europeos, y entre ellos Reus.

La ruta ha recibido la mención de Itinerario Cultural del Consejo de Europa, un sello de calidad concedido a aquellas sendas que aglutinan los valores culturales y sociales compartidos en el Viejo Continente. Poseen esta distinción algunas tan prestigiosas como el Camino de Santiago, la Vía Francigena, la Ruta de los Fenicios, el Legado Andalusí o la Ruta de los Olivos, entre otras.

El principal objetivo de la ASCE es preservar cementerios de especial interés histórico y artístico. El Cementerio General de Reus es un ejemplo de esta ruta que presenta a los cementerios como lugares de vida, espacios urbanos están directamente vinculados con la historia y la cultura de la ciudad a la que pertenecen y donde encontrar muchas de las referencias propias. Son parte del patrimonio material, por sus obras, esculturas, inscripciones, y hasta su planificación urbanística. Asimismo, los cementerios son parte del patrimonio inmaterial, de la realidad antropológica, y un escaparate de las costumbres y los hábitos relacionados con la muerte que han ido cambiando a medida que pasaban los años.

Lugares de recuerdos

La ASCE defiende que los cementerios representan paisajes singulares donde encontrar parte de la memoria histórica que no hay que olvidar, y que se han de preservar y transmitir a futuras generaciones.

El cementerio de Reus data de 1871, fecha en que se hizo el primer entierro, y, además, es el primer cementerio no confesional de España. A parte de ser un núcleo histórico, es un importante centro artístico

donde se pueden encontrar obras de arte de reconocidos arquitectos como Lluís Domnech i Muntaner o Jeroni F. Granell y Manresa, y también escultores como Joan Rebull o Plácido Zuloaga.

Así, se convierte casi en una visita obligada para aquellos que quiera aprender un poco más, no sólo de reus, sino de las costumbres y las corrientes artísticas de Cataluña.