Una protesta contra la especulación inmobiliaria, durante un pleno
Una protesta contra la especulación inmobiliaria, durante un pleno - INÉS BAUCELLS

La vivienda, primer problema en la Barcelona de Ada Colau

La inseguridad es la primera preocupación en seis de los diez distritos

BarcelonaActualizado:

Las políticas de vivienda se le atragantan al gobierno de Ada Colau. Por primera vez en 33 años, el acceso a la vivienda, una cuestión que era prioritaria para la alcaldesa cuando llegó hace tres años a la alcaldía, se ha convertido en el problema más grave de la capital catalana, según la última Encuesta de Servicios Municipales. Esta problemática adelanta a la generada por el turismo, el tráfico, los aspectos políticos o la inseguridad.

En concreto, las dificultades para tener dónde vivir es considerado el primer problema para el 12,8% de los barceloneses, casi el doble que el año pasado, cuando era la cuarta queja más importante, con el 6,7% de los votos. En esta misma línea, la primera demanda que los ciudadanos realizan al Ayuntamiento es facilitar el acceso a la vivienda. Lo piden el 12,6% de ellos, mientras que otras mejoras tan repetidas como el aumento de la limpieza o de la seguridad son reclamadas por el 6,5% y 4,7% de los consultados respectivamente.

Lejos de hacer autocrítica sobre la acción hecha en esta materia en los últimos tres años años, el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, destacó que esta preocupación, que sobresale especialmente en barrios que están sufriendo la gentrificación, «confirma que las políticas que se han seguido en los últimos tiempos», como la obligación de que las nuevas promociones inmobiliarias incorporen un 30% de pisos protegidos, siguen el camino correcto, según su punto de vista.

La inseguridad no mejora

Aunque en el ranking global de problemas de la ciudad la inseguridad es el cuarto más grave -el primero para el 5,6% de los encuestados-, lo cierto es que el 33,4% de ellos cree que ha empeorado la seguridad en la ciudad y además, sí que es el primer problema cuando a los encuestados se les pregunta por lo más preocupante en su barrio. El 10,5% de ellos lo considera así -hace un año era el 9,6%- y en seis de los diez distritos sale como primera preocupación. En Ciutat Vella, la zona que más lo está sufriendo, lo señalan el 21,3% de los encuestados.

Por otro lado, el turismo, que hasta hace tres años apenas destacaba en la Encuesta y que ha ido aflorando como problema a raíz de la visión negativa sobre su impacto en la ciudad, pierde el primer lugar pero se mantiene como segundo problema global. Además, a nivel personal, el paro sigue siendo el problema más grave. En cuanto a valoración, el Ayuntamiento consigue un 6,5, la nota más alta desde 1985. Pisarello quiso destacar que respecto al anterior mandato, de Xavier Trias, el consistorio mejora «en todos los ámbitos».

Críticas de la oposición

La oposición coincidió en que la Encuesta, la última antes de las elecciones municipales, corrobora la pésima acción municipal. La candidata del PDECat, Neus Munté, destacó el «fracaso» en políticas de vivienda y seguridad, mientras que la líder de Cs, Carina Mejías, sostuvo que se pone «en evidencia el deterioro de Barcelona y el fracaso de la gestión» de Colau. El líder del PSC, Jaume Collboni, consideró que el triunfalismo municipal está «fuera de lugar» mientras que el presidente municipal del PP, Alberto Fernández, aseguró que Colau «lastra» la capital catalana y es su principal problema.