El alcaldable Manuel Valls, durante la campaña electoral - PEP DALMAU | Vídeo: EP

Manuel Valls se ofrece a Colau para evitar que el independentismo gobierne Barcelona

El alcaldable pide un «esfuerzo» y se muestra dispuesto a un acuerdo con el PSC y los Comunes para cortar el paso a ERC

«No pongo ninguna condición para evitar un alcalde independentista», ha resaltado Valls

BarcelonaActualizado:

Manuel Valls se abre a construir un pacto que evite que el candidato de ERC, Ernest Maragall, gobierne Barcelona. Según ha anunciado el exministro galo este miércoles en rueda de prensa, está dispuesto a pactar con la alcaldesa en funciones, Ada Colau, y el PSC con tal de constituir una mayoría alternativa. El exprimer ministro galo ha añadido que lo haría «por responsabilidad» y sin pedir nada a cambio.

«La prioridad es evitar que Barcelona sea la palanca del independentismo y la capital de una república imaginaria», ha añadido en un momento en el que se tantea un acuerdo con el PSC para que los Comunes mantengan el gobierno municipal con tal de evitar la llegada del secesionismo al Consistorio. «Estoy dispuesto a contribuir a una solución positiva para Barcelona y a impulsar una confluencia de los gestos de responsabilidad», ha Valls, quien obtuvo seis regidores (de un total de 41) en las elecciones municipales del domingo a través de una candidatura auspiciada por Ciudadanos.

En el turno de preguntas, el exprimer ministro galo ha apuntado que su propuesta se mueve por el sentido de la «responsabilidad». No obstante, ha evitado señalar si su idea de pacto con Colau y el PSC cuenta con la aprobación de Ciudadanos. «Nuestro compromiso por Barcelona es un compromiso con principios. Son estos principios los que nos guían», ha resumido tras detallar que él no negocía a cambio de «regalos o condiciones». «No pongo ninguna condición para evitar un alcalde independentista», ha resaltado.

«Yo no hablo de nombres. Es una solución para evitar un alcalde independentista», ha aseverado Valls, quien ha tratado de dejar de lado los vetos que él mismo marco durante la campaña. No en vano, su campaña se basó en criticar por el igual el «populismo» que, a su juicio, representan tanto Colau como los independentistas. «Es una solución de principios y la única posible», ha añadido. Asimismo, ha advertido que es fácil negar este acuerdo desde fuera de Barcelona, pero no desde la misma capital catalana.

«En Barcelona el problema no es Vox»

«En Barcelona y en Cataluña el problema no es Vox, es el nacionalismo, el separatismo», ha advertido. «Trabajamos bien con Ciudadanos, no hay ni habrá ningún problema», ha asegurado antes de revelar que la formación de Albert Rivera no le ha impuesto «líneas rojas». Sobre los resultados obtenidos por su candidatura ha reconocido que no fueron buenos pero ha ironizando afirmando que fue «el único candidato en España, y quizás en Europa» en decir que no había ganado. Asimismo, ha recordado que obtuvo seis regidores y 100.000 votos, una diferencia mínimas con el ganador de los comicios, ERC, quien cosechó 10 consejales y 160.000 sufragios.