Una manifestación en defensa de los acusados por el 4-F
Una manifestación en defensa de los acusados por el 4-F - INÉS BAUCELLS

Dos guardias urbanos condenados por torturas culpan al entorno de Lanza de un montaje

Los agentes de Barcelona, que lo señalaron en la agresión en que un agente quedó tetrapléjico, exigen que les pidan perdón

BARCELONAActualizado:

Dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona que fueron encarcelados por torturas denuncian haber sido víctimas de un montaje por parte del entorno de Rodrigo Lanza, en prisión desde la semana por el crimen de Víctor Laínez en Zaragoza. Los urbanos fueron los que precisamente incriminaron a Lanza por la agresión a otro agente el 4 de febrero de 2006 -que acabó tetrapléjico- y ahora han roto su silencio para asegurar que son inocentes de las torturas por las que les condenaron, que tuvo lugar medio año después del 4-F.

Víctor Bayona y Bakari Samyang pasaron un año en prisión y están inhabilitados hasta 2022 por haber torturado a Yuri Sarran, hijo de un diplomático de Trinidad y Tobago, por supuesto tráfico de drogas. Ayer denunciaron que, tras haber sido testimonios cruciales para condenar a Lanza por la agresión al urbano -estaban señalados en el documental «Ciutat morta»-, fueron sometidos a un seguimiento para ir en su contra, como creen que ocurrió al arrestar a Sarran, según recogió Efe.

También inciden en que desde el entorno de Lanza presionaron a Sarran para que, una vez en libertad provisional, denunciara las torturas. Los agentes confían en que la reciente detención de Lanza les ayude ahora a «limpiar» sus nombres y exigen los políticos que dudaron de la actuación policial tras la emisión de «Ciutat morta» les pidan perdón.

Por otro lado, el grupo del PP en el Ayuntamiento de Barcelona avanzó ayer que este viernes en el pleno municipal pedirán que se condene el asesinato de Laínez y que el gobierno municipal presente «un relato alternativo al ofrecido en el documental», en la que se presentaba a Lanza como un inocente.

Queja por la celda

Mariana Huidobro, la madre de Lanza ha salido en defensa de su hijo, le ha justificado y se ha quejado de la celda que le han asignado en la prisión de Zuera, en una carta que circula por redes sociales y en la que carga contra la juez del caso e incluso contra el régimen carcelario que se le ha impuesto a su hijo, advirtiendo que roza con la «tortura».

«Estará en una celda donde apenas entra la cama. Una celda vacía. Solo. Podrá salir durante dos horas a un patio cuadrado, pequeño como una habitación pequeña, donde no alcanza a ver el cielo. Y solo», remarca la madre en su nota.