Vídeo: Cacerolada en El Raval contra la ocupación de pisos para el narcotráfico - ABC

Polémica en Barcelona por los «narcopisos» en el Raval

Vecinos y oposición reclaman contundencia a Colau y el Consistorio la exige a los Mossos

BARCELONAActualizado:

La problemática por la venta de drogas en pisos del Raval, los ya conocidos en el barrio como «narcopisos», va a más. A las intensas críticas vecinales de las últimas semanas por la dejadez del Ayuntamiento de Barcelona ante este foco de problemas -que les ha llevado incluso a organizar protestas y caceroladas contra la «okupación» ilegal de inmuebles para suministrar droga- se le suma ahora la oposición, que reprocha al gobierno municipal su poca contundencia en este conflictivo problema.

El presidente del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, exigió ayer que el consistorio «promueva un plan de choque contundente» y que lo haga con la «máxima celeridad y sensibilidad» para poner fin de una vez por todas a estos negocios. Fernández también apuntó que, además de la especulación, «la delincuencia, la falta de civismo y la inacción por parte del Ayuntamiento y la Generalitat» también están fomentando la marcha de los vecinos del Raval de su barrio.

Por su parte, el concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Koldo Blanco, denunció que la alcaldesa Ada Colau no haya actuado todavía para desalojar los pisos ocupados y pidió a la alcaldesa que no sea «equidistante» en la «guerra entre vecinos y mafias de la droga» y que se ponga «del lado de los vecinos» en el conflicto.

El presidente del grupo Demòcrata en Barcelona, Xavier Trias, también suplicó «autoridad» a la alcaldesa para combatir los «narcopisos». El concejal alertó de que el gobierno está perdiendo la autoridad en la venta ambulante, la prostitución y la droga y lamentó que ha habido «una cierta complacencia y cierta inhibición». «No se debe dejar pasar ni una», sentenció.

Por otro lado, el líder del grupo municipal de ERC, Alfred Bosch, criticó la falta de prevención ante un problema que «los vecinos denuncian desde hace dos años» y lamentó que el consistorio «solo actúa» cuando algún propietario denuncia que su piso ha sido convertido en un punto de venta de drogas, pero no toma ninguna medida preventiva al respecto.

Por su parte, el gobierno municipal intentó desviar las críticas incidiendo en que el control del tráfico de drogas es competencia de la Generalitat. La concejal de Ecología, Urbanismo y Movilidad -y esta semana alcaldesa accidental-, Janet Sanz, exigió a los Mossos d’Esquadra más implicación en la lucha contra los «narcopisos» y más agilidad para tener órdenes judiciales y poder entrar en estos inmuebles. Recordó que el Ayuntamiento y el distrito ya trabajan con la Guardia Urbana y los Mossos en el asunto y consideró «imprescindible» la ayuda vecinal.

Además, la edil avanzó que la alcaldesa se reunirá próximamente con el consejero de Interior, el hasta hace poco edil barcelonés Joaquim Forn para exigirle más contundencia. El Ayuntamiento defiende, además, que en los últimos meses se han cerrado 21 pisos y que desde julio se han intensificado los trabajos, con siete puntos de venta desmantelados.

============C04 Tit SB 32 (115350869)============

============D00 Subtit 14 (115350868)============

Vecinos y oposición reclaman contundencia a Colau y el Consistorio la exige a los Mossos