Ada Colau, durante un pleno del Ayuntamiento
Ada Colau, durante un pleno del Ayuntamiento - INÉS BAUCELLS

La oposición de Barcelona deja en suspenso su voto al Presupuesto de Colau hasta el próximo pleno

Sólo el PP ha expresado su voto contrario, mientras que Trias no descarta abstenerse, pero sí votar a favor

BARCELONAActualizado:

Todos los grupos de la oposición de Barcelona han pospuesto su voto a los Presupuestos impulsados por el Gobierno de Ada Colau hasta el pleno de la próxima semana, excepto el PP, que ya ha expresado su voto contrario a las Cuentas este viernes en la Comisión municipal de Economía extraordinaria para abordarlas.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha defendido que, con los Presupuestos, pretenden trabajar por la cohesión social y la reactivación económica sostenible. «También son un mensaje hacia la sociedad, que puede ser de confianza en la ciudad y en nosotros mismos», ha añadido sobre unas cuentas en cuyo trámite inicial se abstuvieron grupo Demòcrata, ERC y PSC.

Pisarello ha garantizado que Barcelona tendrá un Presupuesto, ya que en última instancia puede aprobarse a través de una cuestión de confianza, pero también ha subrayado que los grupos tienen la oportunidad de hacerlo con el máximo consenso posible y lanzando un mensaje de estabilidad y confianza, tras un año políticamente complicado y en un «momento de polarización que no beneficia a la sociedad ni a Barcelona». El teniente de alcalde considera que tras las elecciones del 21-D «se ha abierto un nuevo escenario interesante» que abre la esperanza de alcanzar un acuerdo para los Presupuestos.

La concejal del grupo Demòcrata Sònia Recasens ha asegurado que se han rechazado muchas propuestas de su grupo en el ámbito de progreso económico y social: «Es un presupuesto sin ambición, triste, de frenada de la economía», y ha dicho que, a pesar de que las negociaciones han sido largas y complejas, no pueden dar luz verde a las cuentas desde su grupo municipal, que no descarta abstenerse, pero sí votar a favor, como ERC.

Alfred Bosch (ERC) ha asegurado estar disgustado con la actitud del Gobierno municipal: «Presentamos 63 alegaciones y se han rechazado 36», ha dicho antes de afear a Pisarello que las negociaciones han llegado muy tarde y han dependido del calendario electoral, por lo que ha asegurado que se quieren aprobar las cuentas a través de una moción de confianza.

La socialista Montserrat Ballarín ha criticado que los Presupuestos demuestran una «colauvergencia», cuya primera víctima ha sido el tranvía, tras una negociación con el grupo Demòcrata con la que Colau ha renunciado a sus principios y promesas claves, ha dicho, por lo que ha advertido a BComú de que se ha desdibujado tanto que se está borrando, ya que llegó prometiendo un cambio radical y ha acabado cambiando cromos con la antigua CDC, según ella.

Por su patre, la líder municipal de Cs, Carina Mejías, ha dicho que las cuentas están sometidas a un pago de favores políticos de la «Convergència en Comú», como ha demostrado Pisarello al señalar que el 21-D cambió el escenario, según ella, que ha advertido de que los intereses de Barcelona no deben someterse a intereses partidistas y ha recordado que grupo Demòcrata y ERC plantean abstenerse después de que CatECP lo hiciera también en la votación de la Presidencia del Parlament.

El popular Javier Mulleras ha asegurado que la alcaldesa utiliza Barcelona como «moneda de cambio» con los independentistas, y ha sostenido que los presupuestos son antisociales y continuistas y que mantienen las tasas e impuestos a las clases medias, reducen las ayudas a la rehabilitación de viviendas y castigan al comercio de los barrios.

Desde la CUP, Eulàlia Reguant también ha criticado que se trata de un «Presupuesto continuista con algunas alarmas» que se han añadido durante las negociaciones --como el plan de choque contra el 'top manta' acordado con el grupo Demòcrata--, y que no revierte años de políticas neoliberales y patriarcales, ha dicho Reguant, tras lo que el concejal no adscrito, Gerard Ardanuy (Demòcrates) también ha expresado su reserva de voto.