Jóvenes, en el estand informativo del Ejército en el Salón de la Enseñanza
Jóvenes, en el estand informativo del Ejército en el Salón de la Enseñanza - INÉS BAUCELLS
BARCELONA

«Una de las maneras de trabajar de lo que quiero es en el Ejército»

Polémicas a banda, muchos jóvenes barceloneses se interesan por la oferta formativa militar y aprovechan el Salón de la Enseñanza para despejar sus dudas al respecto

ANNA CABEZA
BARCELONAActualizado:

¿Qué hay que hacer para entrar al Ejército? ¿Hace falta una nota de corte? ¿Qué bachillerato escojo si quiero ser militar?. Es la pregunta que centenares de estudiantes que pasean estos días por el Salón de la Enseñanza se hacen al pasar ante el estand de las Fuerzas Armadas. Aunque muchos desconocen la oferta militar formativa, lo cierto es que también hay jóvenes que conocen, y mucho, esta posibilidad y que aprovechan la feria educativa para acabar de despejar sus dudas.

«Quiero estudiar derecho y sé que puedo estar en el cuerpo jurídico de las Fuerzas Armadas», detalla con ilusión Sandra, alumna de 4º de ESOde Igualada, que tiene clara su vocación y que gracias a los consejos del estand ve factible poder acceder a la plaza si estudia fuerte. A su lado, pero un poco apartado, le acompaña Francisco, su compañero de clase . «A mi no me interesa, pero no sabía que en el Ejército también se podía estudiar», comenta mientras espera que Sandra resuelva sus dudas.

También con mucha curiosidad está Pau, de 17 años, que está acabando el bachillerato tecnológico y que quiere estudiar ingeniería mecánica. «Sé que es difícil encontrar luego trabajo en este campo pero sé que una de las opciones es trabajar después en el Ejército». Cuenta que sus padres son los primeros que le han animado a acudir al espacio del Ejército, porque «ya he buscado información en Internet pero no hay mejor sitio que aquí para que me informen de todo bien».

«Muchos creen erróneamente que aquí solo ofrecemos trabajo a quienes no quieren estudiar y se sorprenden del alto nivel que requerimos», explica a ABC José Antonio Solano, subteniente del Ejército de Tierra que estos días asesora y cuenta su experiencia en el Salón. El año pasado el estand de las Fuerzas Armadas atendió a 8.000 jóvenes.