Captura de pantalla de una de las páginas de la polemica campaña
Captura de pantalla de una de las páginas de la polemica campaña - ABC

Libros para Trump, la ocurrencia de Risto Mejide y el Ayuntamiento de Barcelona para fomentar la lectura

El Ayuntamiento impulsa una campaña ideada por la agencia del publicista consistente en enviar libros al presidente de Estados Unidos para que abra su mente

BARCELONAActualizado:

Enviar libros al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que abra su mente y, de paso, fomentar la lectura desde Barcelona. Dicho así puede sonar extraño, pero se trata de la última campaña impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona para poner en valor la condición de la localidad catalana como Ciudad de la Literatura de la Unesco y demostrar que, como reza el dossier de presentación, «Barcelona cree en el poder de los libros».

La campaña, un concurso público impulsado por el Instituto de Cultura de Barcelona y materializado por After Share SL, la agencia de publicidad del televisivo Risto Mejide, apela a la necesidad de «transmitir la importancia de la lectura» y subrayar la el papel «clave» de los libros para abrir la mente, algo para lo que se ha orquestado una serie de intervenciones de arte urbano que jueguen con el concepto «Llibretat» (en catalán, mezcla de libro y libertad).

La guinda de la campaña, sin embargo, tiene como protagonista al mismísimo Donald Trump. «El presidente de Estados Unidos es noticia cada semana debido a declaraciones y acciones que muestran falta de humildad y sensibilidad social», puede leerse en la campaña. Es por eso que los responsables de «Barcelona Ciutat Llibre» consideran que «nadie más que él necesitan abrir su mente» y se proponen poner en marcha una iniciativa bajo el lema «¿Qué libro recomendarías a Trump y por qué?».

La intención es que sean libreros y bibliotecarios quienes escojan sus lecturas para Trump y, una vez recopilados todos los titulos, el Ayuntamiento de Barcelona envíe todos los libros a la atención del presidente de los Estados Unidos. «Cada librero y bibliotecario de Barcelona escoge un libro para enviar a Donald Trump para que le ayude a tener una visión más abierta», resume la campaña.

Las reacciones no se han hecho esperar y los primeros en poner el grito en el cielo han sido algunos libreros. Para Isabel Sucunza, responsable de La Calders, la iniciativa es «un insulto de campaña», y así se lo ha hecho saber al Gremio de Libreros en una carta que ha colgado en su cuenta de Twitter. Incluso la escritora Marina Espasa, directora de la Oficina UNESCO Barcelona Ciudad de la Literatura del Ayuntamiento de Barcelona, se ha desmarcado de la campaña y ha querido subrayar en un apunte en Twitter que no tiene nada que ver con la misma.

Las críticas no se han limitado al contenido de la campaña, sino también al hecho de que el responsable de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, haya adjudicado la campaña, con un presupuesto de 108.000 euros, a la agencia de Risto Mejide, responsable a su vez de la campaña del propio Collboni a la alcaldía de Barcelona durante las elecciones municipales de 2015. En el informe técnico del concurso, al que concurrían un total de siete empresas, After Share SL resultó la escogida ya que «es la propuesta que mejor responde a los requerimientos técnicos planteados en el briefing».

También desde la oposición se ha censurado la iniciativa y el concejal del Grup Municipal Democràta (la antigua Convergència), Jaume Ciurana ha recomendado que «lo mejor que pueden hacer Ada Colau y Jaume Collboni es retirar la campaña de fomento de la lectura antes de que el ridículo se haga más grande».