Los vecinos de Gràcia ultimando los decorados de la calles del barrio
Los vecinos de Gràcia ultimando los decorados de la calles del barrio - PEP DALMAU

Fiestas de Gràcia, una verbena en cada calle

Este año, además, la celebración se extenderá a lo largo de un total de 24 calles

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Llegó uno de los días más esperados de todo el verano catalán, donde las calles de una de las zonas más icónicas de la Ciudad Condal se llenan de color para convertirse en escenario de lujo de una gran celebración. Imperdible tanto para locales como para los turistas que están de paso, las fiestas de Gràcia representan un gran espectáculo al aire libre que se repite cada 15 de agosto. En este caso, los fanáticos de los números capicúas parecen llevar la razón: a juzgar por el espíritu de los preparativos para este jueves, la edición número 202 del evento que cada año reúne más de dos millones de visitantes, según datos municipales promete ser única e irrepetible.

Durante siete días -la fiesta barcelonesa se extiende desde hoy hasta el próximo miércoles 21 de agosto- se podrá ver el fruto del trabajo de los vecinos que llevan semanas ocupándose de los preparativos para la gran celebración de uno de los principales barrios de la capital catalana. El núcleo de los festejos tendrá lugar en el perímetro que se extiende entre las estaciones de metro Diagonal y Lesseps. El espíritu festivo del barrio ya se empieza a palpitar en los balcones de Gracia. Y también en las redes sociales, donde los organizadores de la celebración invitan a vivirla a través de concursos y propuestas virtuales.

Este año, además, la celebración se extenderá a lo largo de un total de 24 calles, lo que representa todo un récord en lo que hace a la ampliación geográfica de esta cita. Se estrenan tres espacios decorados nuevos, la calle Lluís Vives, la plaza de Sant Miquel y la del Nord, que competirán por cosechar el premio a la mejor transformación, un galardón que el año pasado ganó la calle Llibertat.

En clave inclusiva

Además de un motivo de festejo, históricamente las fiestas de Gràcia llevan consigo un mensaje reivindicativo y una proclama. En la edición 2019 del evento, uno de los ejes que atravesará las celebraciones es la apuesta en favor de la inclusión. En este sentido, ayer por la tarde tuvo lugar la lectura de un «pregón inclusivo» a cargo de Cristina Panda, Xenia Galtés, Paola Manjón y Noelia Bautista. Todas ellas, jugadoras de baloncesto del equipo de mujeres olímpicas con inteligencia límite de ACIDH-Lluïsos, medallistas de los Special Olympics en Abu Dabi, Madrid, Ávila y Shanghai, fueron las protagonistas ayer, con permiso de los decorados.

Otra de las joyas que acompañará este año a los festejos son los tradicionales concursos de balcones y portalones, en los que los vecinos pondrán todo de sí para competir con la decoración. Este certamen fue creado en el año 1998 por la Fundación Fiesta Mayor de Gràcia 1998 con el objetivo de conmemorar una tradición local de los habitantes de este barrio.

El programa oficial de la gran semana de Gràcia se comercializa por un valor de un euro. Con el dinero recaudado a partir de su venta, vecinos y visitantes colaboran con los gastos asociados a la producción y desarrollo de las fiestas del barrio. También hay merchandising con el logo oficial del evento, que está impreso en objetos tales como camisetas y tazas. En Internet, se invita a los usuarios a compartir imágenes de las jornadas utilizando el hashtag #FMGracia19. Para conquistar seguidores, también habrá un concurso de fotografías del evento en la web, bajo el hastag #somtresinus. A su vez, este año debutará la app FMGracia360, que exhibirá las claves de las jornadas y ofrecerá visitas virtuales a las calles de la fiesta.

Eco-friendly

En concordancia con el espíritu de cuidado del planeta y concienciación que impera a nivel internacional, la edición 202 de las fiestas de Gràcia tendrán entre sus principales rasgos la utilización de materiales reciclables para la decoración y ambientación de las calles del barrio. Se busca que, a medida que avancen las ediciones, se vaya implementando una reducción del uso del plástico en estas festividades. También los vasos que se entregarán a los visitantes serán de un material reutilizable, en alineación con toda la propuesta.

El nacimiento de las fiestas de Gràcia tuvo lugar hace más de 200 años, puntualmente en 1817. El primer registro escrito de estas celebraciones data de ese momento. Con el paso del tiempo, la que comenzó como una festividad barrial -con cierto contenido político de reivindicación del espíritu catalán- se transformó, además, en un evento de gran atractivo turístico, uno de los grandes “hitos” del año, junto al día de Sant Jordi del 23 de abril. Estas dos fechas despiertan la curiosidad de los visitantes de la Ciudad Condal, que admiran el colorido que sabe mostrar al mundo la capital catalana cuando se viste de fiesta.