Una mujer se manifiesta contra las multas lingüísticas en Arenys de Mar
Una mujer se manifiesta contra las multas lingüísticas en Arenys de Mar - JOB VERMEULEN

The Economist cuestiona las multas lingüísticas en Cataluña

El semanario británico recuerda que las sanciones de la Generalitat por no rotular en catalán no han dejado de crecer

Actualizado:

El semanario británico The Economist publicó ayer un artículo en el que puso cuestión las multas lingüísticas en Cataluña, con las que se penalizan a los establecimientos en los que la información no figure al menos en catalán con el fin de preservar el idioma y otorgar a los ciudadanos el derecho a ser atendidos en esta lengua.

El artículo, un reportaje que hace un breve repaso a los enfrentamientos entre la Generalitat y el Gobierno en materia lingüística en los últimos años, recuerda que, a pesar de que la ley está en vigor desde hace más de una década, la aplicación de sanciones no ha dejado de elevarse. Así, en 2014 fueron 57 los establecimientos que fueron penalizados con un total de 51.300 euros. El año pasado, 68.

Las multas varían en función del tamaño de la tienda y la cantidad de información sin traducir, y pueden ascender a varios miles de euros. En el artículo, uno de los afectados, multado con 1.360 euros, cuenta como cambiar un cartel sin traducción al catalán le supondría un coste de 18.000€.

Por otro lado, el semanario también alude al hecho de que la ley contempla que las denuncias contra los establecimientos pueden hacerlas ciudadanos desde el anonimato. Pone el ejemplo de un activista independentista que en 2012 aseguró haber denunciado un total de 5.000 establecimientos en cinco años. "Los propietarios de negocios apuntan que otros ciudadanos se toman la ley por su propia mano, destrozando ventanas o haciendo pintadas en las fachadas", denuncia el artículo.