Un instante del pleno de este viernes
Un instante del pleno de este viernes - INÉS BAUCELLS

Doble reprobación a Colau como colofón final de mandato

El gobierno municipal cerrará sus cuatro años de alcaldía con ocho reprobaciones, las dos últimas cosechadas este viernes a costa de la vivienda y de su gestión municipal

BarcelonaActualizado:

Ada Colau cerrará el mandato con el triste récord de haber cosechado ocho reprobaciones por su gestión municipal. Más que el resto de alcaldes juntos. Ytodas ellasen menos de un año. El pleno municipal de este viernes, el último ordinario de sus cuatro años de alcaldía, sumó las dos últimas de una lista que, si anteriormente había señalado su inacción en seguridad, en la degradación de Ciutat Vella o en el plan de barrios, esta vez se fijó en las políticas de vivienda y en la gestión municipal. Ambas propuestas fueron arropadas, a la una, por Cs, PDECat, PSCy PP.

La oposición aprobó, por un lado, una reprobación presentada por el grupo de Ciudadanos por la «incapacidad» del equipo municipal para cumplir con el Plan Estratégico del Derecho a la Vivienda y de impulsar planes eficaces en este campo. «La política de vivienda de Colau ha hecho aguas», criticó la presidenta de la formación naranja, Carina Mejías, que lamentó que el mandato se cierra con apenas 700 de los 8.000 pisos sociales prometidos y que no se ha podido evitar que se sigan produciendo 10 desahucios diarios en Barcelona o que el alquiler haya subido un 24%.

Aunque algunos grupos vieron la medida era muy «electoralista», decidieron apoyarla dadas las altas expectativas con las que llegaba Colau –exactivista por una vivienda digna– de los pobres resultados del gobierno en este campo. El concejal del PSC, Daniel Mòdol, habló de «desastre» y el líder del PP, Alberto Fernández, calificó las cifras de «decepcionantes».

«Nunca tan totalitarios»

Poco después, el PP propuso, como si fueran unas «notas de final de curso», una segunda reprobación para hacer balance del mandato y lamentar la gestión municipal y ratificar que Bacelona es una ciudad solidaria, abierta, plural y comprometida con los barrios. Fernández habló de «fracaso» , jugando con el mismo lenguaje, se mostró esperanzado en que las urnas del próximo 26 de mayo no sean «una reválida» para el gobierno de Colau.

«Nunca tan pocos concejales lo tuvieron todo y lo ejercieron de forma tan totalitaria y con tanta falta de diálogo», le espetó el líder popular. Tanto él como miembros de los otros grupos que arroparon la medida recordaron, así, la pésima gestión de cuestiones de seguridad, delincuencia, incivismo pero también en movilidad, vivienda, o recortes presupuestarios.

Desde el PDECat, Jaume Ciurana, constató que en cuatro años Colau ha logrado "reducir el consenso en el plenario, la eficacia de la maquinaria municipal y los proyectos de futuro", mientras que Mejías destacó que el gobierno municipal acaba su reinado en la alcaldía "sin grandes logros ni un proyecto importante en el horizonte".

La maratoniana sesión –de ocho horas– tuvo también tiempo para avanzar sobre un nuevo CAP en el Raval, un conflicto que ha copado todo el interés en esta recta final de mandato y que ayer vio como el equipo de Colau reculaba de sus intenciones en favor de otro emplazamiento. También se aprobó definitivamente la creación de un servicio de dentista municipal a precios asequibles, un proyecto que, a falta de otros logros, se convertirá en uno de sus legados de mandato.