Colau, en un pleno municipal
Colau, en un pleno municipal - INÉS BAUCELLS

Colau anula «in extremis» la votación de exigencias a Sánchez y Torra por falta de acuerdos

La oposición reprocha una vez más que la alcaldesa quiere tirar adelante proyectos de ciudad de manera precipitada y sin margen para las negociaciones

BARCELONAActualizado:

Nueva votación aplazada en el Ayuntamiento de Barcelona y nueva sesión cargada de reproches contra la alcaldesa Ada Colau. El gobierno municipal había convocado para este viernes un pleno extraordinario para concretar las peticiones que el consistorio tiene que reclamar tanto a los nuevos ejecutivos de la Generalitat y del Gobierno y ha retirado in extremis la votación de las medidas alegando que había que “consensuarlas lo máximo posible”. El pleno extraordinario ha quedado, así, sin sentido alguno.

El gobierno municipal presentó el pasado martes una primera propuesta, en la que se enmarcaban exigencias en materia de vivienda, transporte público, guarderías, el Corredor Mediterráneo y la acogida de refugiados, entre otros aspectos, y avanzó que quería debatirla con los grupos. Lo cierto es que la oposición, como ha ocurrido en otras ocasiones, se ha quejado del poco tiempo y margen de debate que existía.

"¿Que hace falta más tiempo? Pues tendremos más tiempo", ha espetado el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. La alcaldesa, que al abrir el pleno ha comunicado su decisión de posponer la votación hasta el próximo pleno, ha reiterado que su aplazamiento pretendía conseguir un "ánimo más constructivo y sincero de consenso".

«Ya no le compramos el guión»

La medida ha indignado a la oposición. El líder municipal del grupo Demòcrata, Xavier Trias, ha avisado a Colau de que se les acaba la paciencia y el sentido del humor: "Usted es teatro, pero ya no le compramos el guión. El guión es malísimo y equivocado", ha sentenciado.

Carina Mejías, la primera edil de Ciudadanos, le ha reprochado que “le ha salido el tiro por la culata". “Esta suspensión del pleno extraordinario es la evidencia más clara de su incapacidad para dialogar. Usted trae un programa nacional y otro autonómico en vez de hablar de lo que le interesa a los barceloneses", ha lamentado la concejal.

Desde ERC, Alfred Bosch ha criticado que Colau "llevaba dos listas de la compra", para la Generalitat y el Gobierno central, cuando lo que debería llevar es una lista con lo que ella prometió y no ha hecho.

El líder municipal socialista, Jaume Collboni, que estuvo en el gobierno con BComú hasta hace nueve meses, ha criticado que la actitud de Colau no ayuda a construir mayorías ni consenso ni diálogo, aunque ha confiado en que los nuevos gobiernos puedan ayudar a Barcelona a recuperar la normalidad.

Además, el presidente del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, ha reprochado a Colau que convoque y desconvoque el pleno de forma unilateral porque le han llegado "cantos de sirena de que sus propuestas iban a ser rechazadas", para tratar de evitar evidenciar su minoría absoluta.

La CUP, por su lado, ha denunciado que presentaron enmiendas a las propuestas iniciales y que no obtuvieron respuesta alguna y no ha participado en la votación.