Una de las protestas celebradas ayer en Barcelona para denunciar el caso
Una de las protestas celebradas ayer en Barcelona para denunciar el caso - AFP

Cinco detenidos tras una protesta por la muerte de la perra Sota abatida por un urbano

Ada Colau, que considera "un hecho horrible" el caso, pide testimonios y pruebas gráficas para ayudar a esclarecer la muerte de la perra

BarcelonaActualizado:

Sigue la polémica en Barcelona por la muerte de Sota, una perra, abatida en plena calle por un agente de la Guardia Urbana. Los colectivos animalistas se concentraron este sábado por Barcelona en varias manifestaciones para protestar por el trágico suceso y una de ellas acabó con cinco personas detenidas por los Mossos d'Esquadra.

Unas 3.500 personas, según la Guardia Urbana, se concentraron en la plaza Sant Jaume y dos horas más tarde hubo otra convocatoria en Gran Via con plaza España, justo donde murió Sota. En ese punto, unos 200 concentrados cortaron la calle hasta que sobre las 22 horas los Mossos acabaron cargando y desalojando por la fuerza a los manifestantes, que volcaron contenedores y prendieron fuego en uno de ellos.

"Sin ningún aviso previo, han cargado por detrás y por delante, a empujones y a porrazos", narró a TV3 uno de los concentrados, Xavier Atance, mientras que otro participante en la protesta, Aarón Pérez, denunció que "antes de las cargas me han pegado cuatro veces en la espalda".

Por su parte, fuentes de los Mossos han indicado que "hacia las 22.00 horas, la protesta degeneró, con quema de contenedores, lanzamiento de objetos a los agentes y alteraciones del orden público, por lo que tuvimos que actuar", según recoge Efe.

Los arrestados pasarán a disposición judicial este lunes.

Colau pide testimonios

Paralelamente, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido colaboración ciudadana y pruebas sobre la muerte a tiros de Sota, en un caso que ha generado una gran controversia y un alúd de críticas. "Vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para esclarecer qué ocurrió en una investigación que sigue abierta", en un caso que considera que ha sido "un hecho horrible", ha publicado la alcaldesa en sus redes sociales.

"Necesitamos pruebas documentales y testigos que hayan presenciado el hecho y estén dispuestos a declarar", clama Colau, que narra que las imágenes que han salido a la luz hasta ahora son posteriores al suceso y están dificultando que la investigación progrese. En su escrito, la alcaldesa pide conocer al detalle qué pasó y cómo y se abre incluso a mejorar los protocolos de actuación.

El Ayuntamiento está siguiendo con las diligencias de la investigación, que las realiza la UDAI, una unidad que se creó en 2016 para llevar a cabo este tipo de investigaciones. Además se ha contactado con una veterinaria independiente para la necropsia de Sota.