Ada Colau, en el mitin de cierre de campaña, anoche
Ada Colau, en el mitin de cierre de campaña, anoche - EFE

La campaña más lisérgica

Las propuestas más originales de los candidatos a la alcaldía de Barcelona, en una carrera electoral cargada de anécdotas

BarcelonaActualizado:

La campaña que acabó ayer ha dejado un rosario de anécdotas y escenas estrafalarias que compensan, en parte, la intensidad con la que candidatos, medios y partidos viven las contiendas electorales. El candidato popular, Josep Bou, abrió la veda de las propuestas llamativas al plantear llenar de paracas del Ejército el cuerpo de la Guardia Urbana para controlar mejor el barrio del Raval. El alcaldable creyó que una «unidad específica» de 500 agentes en puntos «calientes» de la ciudad serviría para amedrentar a los delincuentes. Su highlight de campaña llegó cuando se subió a un andamio para apagar él mismo un pequeño incendio en un restaurante. Casi como si siguiese en la Legión, demostró estar en forma.

Otro de los que se ha animado con las ideas rompedoras durante la contienda ha sido Manuel Valls, auspiciado por Ciudadanos, quien afirmó que batallaría para atraer la celebración de los premios Grammy Latino a la capital catalana y promover así los vínculos con Latinoamérica. Con ese golpe de cadera, el ex primer ministro galo ha compensado el intermitente acento francés de su campaña, que abrió anunciando que se mudaba a un apartamento en la calle París y que cerró ayer desde el pasaje de los Campos Elíseos de Barcelona. Très bien!

En el PSC, Jaume Collboni se desmarcó con su intención de crear una concejalía de «lucha contra la soledad» que promueva los vínculos entre jóvenes y ancianos, a quienes sugirió que compartieran piso. De la campaña del socialista también ha llamado la atención las constantes apelaciones al «amigo» Pedro Sánchez. El presidente en funciones ha sobrevolado las intervenciones del candidato socialista aunque su presencia en la Ciudad Condal ha sido testimonial.

Colau vs. Colau

Una campaña son imágenes, fotos y cada vez más, vídeos virales. Entre estos uno de los más comentados ha sido el que muestra a Ada Colau hablando consigo misma en un cara a cara entre la alcaldesa y la activista de la PAH un tanto inquietante. También merece especial mención la batería de fotos curiosas que ha regalado el candidato de ERC, Ernest Maragall, practicando deportes (como fútbol o ping-pong) en un intento de su equipo de ofrecer una imagen dinámica que contrasta con su edad (76 años).

A pesar de todo, el empresario alemán Karl Jacobi es, sin duda, uno de los candidatos que más propuestas rocambolescas ha presentado. Entre ellas, destaca la isla de viviendas formando la palabra Barcelona frente al litoral de la ciudad para alzar 300.000 pisos, como si la capital catalana fuera Dubai. También ha defendido que si es alcalde de Barcelona hará todo lo posible para que cualquier ciudadano pueda ir a probar su coche al circuito de Montmeló. Curiosa propuesta de transporte que igual interesa a la candidata de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, quien exhibió un cierto desconocimiento del transporte público de la capital al perderse en una pregunta sobre líneas de metro. El metro, sus billetes y líneas. Un clásico.