Foto de familia de los concejales que dejan el Ayuntamiento este mandato junto a los responsables de restauración y comerciales de la ciudad
Foto de familia de los concejales que dejan el Ayuntamiento este mandato junto a los responsables de restauración y comerciales de la ciudad - ABC

Buen rollo y Barcelona, por encima de todo

Los ediles que dejan el Ayuntamiento se despiden pidiendo diálogo y concordia para superar los retos de la ciudad

BarcelonaActualizado:

Solo diez de los 41 concejales que acaban mandato en Barcelona seguirán el año que viene. El Ayuntamiento se prepara para una renovación integral de ediles y el Gremio de Restauración y Barcelona Oberta quisieron agradecer este miércoles con un emotivo acto a los concejales salientes su labor en favor de la restauración y el comercio de la ciudad.

Los todavía representantes en funciones remarcaron en sus parlamentos la importancia de que la concordia y el buen rollo entre grupos estén por encima de las discrepancias y de que el bien de la ciudad sea su prioridad. El encuentro, al que asistieron 19 de los ediles que se marchan, contó con intervenciones de miembros de todos los grupos que, esta vez, priorizaron las anécdotas y no los discursos partidistas.

Alberto Fernández, histórico líder del PP, hizo una apelación a la «vieja política, tan denostada y criticada» y a «recuperar el sentido de la palabra» y recordó, como ejemplo del buen trato personal, como se llevó al edil de los comunes Gerardo Pisarello, colchonero declarado, a ver el Espanyol-Atlético. Fernández apostó por seguir buscando soluciones y aproximaciones a los retos de Barcelona.

Daniel Mòdol, del PSC, se congratuló por haber conseguido amigos en todos los grupos, remarcó seguir seintiéndose extraño en política e ironizó recordando que "me han intentado domesticar" en el PSC "porque he sido rebelde". Trini Capdevila, concejal de ERC, remarcó que no se merece homenajes porque "hemos hecho nuestro trabajo". Así agradeció a los comerciantes y restauradores su trabajo y destacó las buenas amistades con ediles, además de rememorar su ridícula caída durante un pleno.

Taxis compartidos

Carina Mejías, que abandona el grupo de Cs, también destacó su buena relación con concejales de otros grupos, y mencionó específicamente a la presente Gala Pin, "que un día me dijo que Janet Sanz le había dicho que yo era maja", comentó en un tono relajado. También ejemplificó el buen rollo entre unos y otros recordando que ha compartido muchos taxis con Agustí Colom (BComú) o Montserrat Ballarín (PSC) porque son vecinos.

Desde JpC y con un tono similar, Sònia Recasens sacó a relucir, como ejemplo de las buenas relaciones, negociaciones «in extremis» con Xavier Mulleras, del PP, en un bar de debajo su casa por imprevistos familiares. A pesar de los momentos tensos, "Trias siempre me dice: no te quejes porque esto lo haces porque te gusta", rememoró emocionada.

Durante su turno, Colom destacó los «momentos virales» y risas de estos cuatro años, sobre todo en las comisiones, y profundizó, entre risas, en las "intimidades" con Ballarín y Mejías y comentó que además de compartir taxis también lo hacían con supermercados, sobre los que llegaban a hablar a menudo.

Xavier Trias, otra figura histórica, cerró los discursos por haber sido también un alcalde que deja la política municipal y lo hizo lamentando que el ambiente se haya «enrarecido» en los últimos tiempos en el consistorio frente a otras épocas en las que los líderes municipales hacían cenas informales para mejorar relaciones y destensar la situación. Ayer hubo unanimidad en que el buen ambiente tiene que estar siempre en el Ayuntamiento.

«Hacer grande la ciudad»

Por parte del Gremio, Roger Pallarols, agradeció a todos los concejales por haber "hecho grande esta ciudad" y tuvo palabras especiales para Gala Pin, que estaba presente y que también abandona la primera línea política. Tras cuatro años de discrepancias entre ambos por la gestión de las terrazas en Ciutat Vella, Pallarols aseguró que se queda con la imagen de los dos paseando por los porchos de la Boqueria tras la resolución del conflicto.

También Pere Chias, del Gremio, pidió que la política municipal sea com el deporte, "en los que los jugadores acaban los partidos con fair play, abrazándose", mientras que Gabriel Jené, de Barcelona Oberta, agradeció el trabajo de todos los concejales porque "a pesar de las discrepancias, juntos hacemos y haremos una ciudad mejor".