Momento en el que los jóvenes atacaron el bus turístico
Momento en el que los jóvenes atacaron el bus turístico - YOUTUBE
SUCESOS

Barcelona y Generalitat se personarán por el ataque al bus

TMB cifra en 1.850 euros los daños causados por el asalto vandálico de Arran

A. C.
BARCELONAActualizado:

Sigue la polémica por la controvertida protesta reivindicativa de Arran del pasado jueves, en la que miembros del colectivo asaltaron un bus turístico en la zona del Camp Nou y le hicieron pintadas y pincharon una rueda. La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, que ya denunciaron los hechos este fin de semana, ratificaron ayer que se personarán en la causa.

TMB, la empresa municipal y que es la propietaria del vehículo dañado, presentó ayer una denuncia ante el juzgado de guardia por el ataque vandálico. La compañía cifró en 1.849,24 euros los daños causados, ya que el vehículo asaltado no pudo continuar dando servicio y se tuvo que retirar a la cochera.

El teniente de alcalde Jaume Collboni, que esta semana ejerce de alcalde accidental, avanzó ayer que, aconsejado por los servicios jurídicos, el Ayuntamiento ha decidido también personarse contra el ataque. Barcelona «es una ciudad democrática y abierta, donde no caben actos» como ese, reiteró Collboni, que avisó de «tolerancia cero». «Estos brotes de turismofobia son una expresión de xenofobia y, como tal, tienen que ser condenados», sentenció Collboni, que reclamó a la CUP, organización a la que está vinculada Arran, una denuncia pública por los hechos.

La petición de Collboni no tuvo la reacción deseada. Lejos de condenar los hechos, la CUP Capgirem Barcelona, arropó a los miembros de Arran «ante los intentos de criminalización por parte de personas y partidos». En esta línea, la organización anticapitalista exigió al Ayuntamiento de Barcelona políticas «valientes» para lograr un «decrecimiento turístico» y que «garantice los derechos de los vecinos» de la ciudad.

Críticas de la Generalitat

Por otro lado, el consejero de Empresa y Conocimiento, Santi Vila, también confirmó que la Generalitat se personará en los próximos días en esta causa dada «la gravedad y la temeridad de la acción». «La ley de turismo también nos reclama que, como Govern, velemos por nuestros visitantes y garanticemos la promoción de Cataluña como marca turística de calidad», subrayó el consejero, que también recordó que la acción «está tipificada como un delito muy grave».

A través de Twitter, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también criticó el ataque. «Protestar por el turismo no puede pasar nunca por intimidar a personas ni por destrozar equipamientos», aseguró.

Además, el presidente del grupo Demòcrata en el ayuntamiento barcelonés y exalcalde, Xavier Trias, acusó a la alcaldesa de ocultar «interesadamente» el hecho, que no se dio a conocer hasta el sábado. La presidenta del grupo municipal de Cs, Carina Mejías, exigió explicaciones y una condena «en firme» por parte del ayuntamiento, mientras que el líder popular en el consistorio, Alberto Fernández, calificó los hechos de «turismo borroka» y pidió a Generalitat y Ayuntamiento que actúen contra las acciones vandálicas de sus «socios preferentes» de la CUP.