Colau, el conseller Damià Calvet y otros líderes municipales, esta mañana en el Ayuntamiento
Colau, el conseller Damià Calvet y otros líderes municipales, esta mañana en el Ayuntamiento - EFE

Barcelona vetará desde enero a los vehículos contaminantes en una área similar a 20 Madrid Central

Las multas, de 200 a 1.803 euros, se impondrán a partir de abril, aunque las furgonetas y camiones tendrán una moratoria de una año para circular sin sanciones

BarcelonaActualizado:

Últimos preparativos para la puesta en marcha de la nueva área de restricción de vehículos contaminantes de Barcelona. La capital catalana empezará el próximo 1 de enero de 2020 el veto a los transportes que no tienen la etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico en una área de más de 95 kilómetros cuadrados, lo que equivaldría a 20 Madrid Central. Las multas, con todo, no se impondrán hasta abril, cuando los ciudadanos ya hayan tenido tiempo para habituarse a los vetos.

La medida, de hecho, afectará prácticamente a toda la ciudad (excepto la Zona Franca y los barrios de Vallvidrera, Tibidabo y Les Planes) y parte de sus cuatro municipios limítrofes (L'Hospitalet, Cornellà, Esplugues y Sant Adrià del Besòs). Se prevé que en un primer momento unos 50.000 vehículos dejen de circular por la que se conocerá como Zona de Bajas Emisiones (ZBE), que estará activa los días laborables entre las 7 y 20 horas. En cuatro años, la reducción podría llegar a los 125.000 vehículos.

Las multas por el incumplimiento irán de los 200 a los 1.803 euros y contemplarán la reincidencia. Se espera que la medida consiga a corto plazo rebajar las emisiones del 15% de NOx y del 6% de CO2 en la ciudad de Barcelona. Las administraciones implicadas en el plan contemplan reducir en los próximos 15 años un 30% las emisiones de contaminantes.

“Con la contaminación nos jugamos literalmente la vida. Por eso, esta medida histórica, un cambio de paradigma que marcará un antes y un después y una voluntad política. Ya no hay marcha atrás”, ha defendido este mediodía la alcaldesa Ada Colau, que ha querido dejar claro que "no es una medida contra nadie, sino a favor de la población".

Tres meses de margen

La ZBE, que afectará aproximadamente al 23% del parque circulante de Barcelona, alterará sustancialmente los hábitos de muchos ciudadanos. Para la aclimatación a la nueva normativa, se activará una campaña informativa. Además, el Ayuntamiento no prevé multar a los vehículos infractores hasta el 1 de abril La medida, con todo, estará en vigor desde el primer día de 2020, y los infractores recibirán avisos en sus casas de los incumplimientos.

Igualmente, se permitirá a los conductores afectados tener diez permisos al año para que los vehículos contaminantes puedan circular por la ciudad (para ir a pasar la ITV o por cualquier otra razón). Los interesados tendrán que comunicarlo previamente y quedarán exentos durante un día de las sanciones.

También para facilitar el cambio de hábitos en los colectivos profesionales, los más perjudicados por la nueva normativa, habrá una moratoria de un año: así los vehículos de transporte de mercancías (como furgonetas y camiones), así como buses y autocares tendrán un año de transitoriedad antes de que pasen a ser multados.

Todo el plan quedará recogido en una ordenanza, que ya se ha presentado a la oposición y que, en principio, pasará la aprobación inicial este octubre podría quedar aprobado definitivamente durante el último pleno del año, en diciembre. La misma normativa se aprobará en los cuatro municipios colindantes.

El proyecto se enmarca, además, dentro del acuerdo institucional del Ayuntamiento con el Área Metropolitana de Barcelona y la Generalitat. Las tres instituciones han coincidido en remarcar que las ZBE irán acompañadas de una mejora sustancial de los transportes públicos, que como consecuencia de la medida pueden ganar unos 20.000 usuarios. Mejoras como la implantación de la Línea 9 de Metro, el tranvía o el aumento de la velocidad de los buses comerciales sobre las que no se han dado más detalles.