Jaume Collboni, durante la presentación de la nueva campaña
Jaume Collboni, durante la presentación de la nueva campaña - Efe

Barcelona recordará a los turistas que comprar en el top manta se puede multar con hasta 500 euros

El Ayuntamiento lanza una campaña contra la compra en puntos de venta ilegales el mismo día que se aviene a reunirse con los manteros para tener acceso a todas sus demandas

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El mismo día que la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha asegurado que en los próximos días se reunirán con los manteros«para tener acceso a todas sus demandas, conocer en profundidad su situación y ofrecer alternativas», el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha presentado la campaña «A Barcelona la compra legal fa ciutat». Una iniciativa ideada para disuadir la compra en puntos de venta ambulante no autorizada y recordar a los turistas que la ordenanza de convivencia establece hasta 500 euros de multa para los compradores.

Una de cal y otra de arena para gestionar un conflicto que, después del despliegue de principios de semana, ha traido de nuevo los equilibrios al gobierno de coalición entre BComú y PSC. Así, mientras Sanz abogaba por buscar soluciones que «no pasen solo por una cuestión de ubicaciones, horarios, etc. de la propia actividad, sino sobre todo para ofrecer alternativas laborales de calidad y dignas», Collboni insitía en la necesidad de «preservar el espacio público y decir que las normas las debe cumplir todos por igual»

«Los comercios legales pagan impuestos y generan empleos, son un bien preciado de la ciudad», ha subrayado el edil socialista, quien también ha avanzado que el Consistorio continuará con el acompañamiento sociolaboral a los manteros. «No olvidamos que una una situación de cronificación de pobreza, que tenemos la obligación de combatir», ha dicho antes de mostrarse partidario modificar la Ley de Extranjería para favorecer su entrada en el mercado laboral. También Sanz ha reclamado «un compromiso de todo el mundo», como se ha hecho en Barcelona «ofreciendo muchos mecanismos de inserción laboral para muchas de estas personas de forma regular, estable y con derechos laborales y sociales».

Hasta entonces, lo que hará el Ayuntamiento será distribuir 28.000 postales entre los establecimientos de los principales ejes comerciales de la ciudad con el mensaje «Gracias por comprar en este comercio! A Barcelona, la compra legal fa ciutat». También se repartirán 6.100 carteles para que comerciantes, restaurantes y hoteles los coloquen en sus locales con mensajes similares y recordando que la venta ilegal en el espacio público no está permitida y se sanciona, lo que permitirá, según el Ayuntamiento, que el mensaje llegue a los visitantes.

Con todo, y pese a la mención a las multas de hasta 500 euros para los compradores, Collboni niega que negado que la campaña tenga fines recaudatorios, ya que el objetivo no es poner sanciones. «Queremos advertir y concienciar. Es una campaña en positivo. No queremos que sea de sanciones, sino de información», ha dicho.