Sánchez-Camacho contó ayer con el apoyo de María Dolores de Cospedal - YOLANDA CARDO

El PP acusa al tripartito y CiU de erradicar el castellano de la escuela

Cospedal denuncia el «adoctrinamiento» al que están sometidos los niños catalanes

M. J. C.
BARCELONA Actualizado:

El veto a la tercera hora de castellano, multas linguïsticas, la exigencia del nivel C de catalán a los profesores universitarios... El PP está convencido de que el tripartito pretende erradicar el castellano de la administración pública en general y de la educación en particular, con la ayuda de CiU, cuyo líder y candidato a la presidencia a la Generalitat, Artur Mas, anunció el jueves su intención de poner barreras al acceso a los universitarios no catalanes a las facultades de Medicina si logra gobernar.

Los populares celebraron ayer un foro sobre educación a cuya clausura asistió la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien se une al grupo de dirigentes nacionales que esta semana han estado en Cataluña para apoyar a la candidata a la presidencia de la Generalitat en las próximas elecciones autonómicas, Alicia Sánchez-Camacho. Previamente han hecho precampaña en favor de la líder del PPC el presidente del partido, Mariano Rajoy; la portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría; el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón. Rajoy, como se sabe, tendrá una presencia importante en la campaña de las catalanas.

Falta de libertad

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, acusó al tripartito y CiU de crear un sistema educativo que «aboca» a los niños a «no poder aprender más que el catalán». Advirtió de que «lo opuesto a la libertad es el adoctrinamiento» y de que el Gobierno de José Montilla «quiere expulsar al castellano» de las aulas. Cospedal denunció que hay padres, como Montilla o Mas, «que pueden elegir llevar a sus hijos a colegios bilingües o trilingües, pero el que no puede elegir ve abocado a su hijo muchas veces a no poder aprender más que una sola de sus lenguas oficiales, que es el catalán, y eso es marginar a los niños desde la educación y restar igualdad de oportunidades».

Cospedal citó la calidad de la enseñanza, la libertad, la igualdad de oportunidades y la búsqueda de la excelencia, como los cuatro ejes básicos de las propuestas del PP en educación para hacer frente a las «inadmisibles» cifras que presentan algunos balances sobre el nivel de la educación en España. Explicó que esas mismas encuestas demuestran que en el ámbito educativo existe «una España de dos velocidades», puesto que, mientras Castilla y León y La Rioja se sitúan por encima de la media de la OCDE, otras comunidades como Cataluña se encuentran por debajo.

Por su parte, Sánchez-Camacho defendió para Cataluña «un modelo educativo de calidad y en libertad, donde los padres puedan escoger el centro y la lengua en la que quieren escolarizar a sus hijos; defenderemos un modelo trilingüe que garantice la mejor formación para nuestros hijos». En este sentido, afirmó que «sólo se garantizará un modelo educativo de excelencia y en libertad si el PPC es decisivo en el próximo gobierno de la Generalitat para frenar la deriva independentista de CiU, que pretenderá convertir la escuelas catalanas en escuelas de adoctrinamiento nacionalistas».

«El PPC —añadió la presidenciable popular— quiere una Cataluña de personas libres, con sentido común y capacidad crítica, para tener libertad para escoger».