El PSC tiende la mano al pacto fiscal

Navarro propone el Estatuto como base de la gestión total de los impuestos catalanes

BARCELONA Actualizado:

El líder del PSC, Pere Navarro, tendió ayer la mano a CiU para negociar un pacto fiscal, pero sobre la base del Estatuto, donde ya se contempla la plena gestión y recaudación de los impuestos que se pagan en Cataluña. No obstante, propone que esa gestión sea asumida por un consorcio donde Estado y Generalitat estén representados en condiciones de «igualdad efectiva».

«Lo que no haremos será dar apoyo a un modelo lleno de inconsistencias jurídicas y de incertezas económicas. No contribuiremos a confundir a la gente ni caminaremos de forma premeditada por un callejón sin salida», dijo Navarro.

El dirigente socialista pronunció ayer la conferencia titulada «Nuevos horizontes para nuestro gobierno», en la que desgranó su propuesta de mejora de financiación de carácter federal, basado en cinco puntos: bilateralidad, más justicia y más transparencia, diversidad de modelos —«en un estado plurinacional debe ser natural que haya diferentes modelos»—, renovar la disposición adicional tercera del Estatuto y mejora de la financiación local.

El primer secretario del PSC está dispuesto a hablar con CiU de su propuesta de concierto económico. «El Govern nos tendrá a su lado para lo que haga falta si lo que quiere conseguir son los objetivos que expresan sus propuestas; llave de la caja y mejora de los recursos»

Por otro lado, Navarro defendió al anterior gobierno tripartito de las acusaciones de despilfarro que CiU reitera desde que gobierna. Aseguró que, cuando comenzó la crisis, el ejecutivo de José Montilla ya redujo el sueldo de los funcionarios y aumentó el IRPF y otros impuestos. Asimismo, dijo, congeló por primera vez el gasto en los presupuestos.

Castells

Hubo varias alusiones en el discurso de Navarro al ex consejero de Economía, Antoni Castells, quien presentó el acto. Éste pidió a su partido que sea «independiente y autónomo» de cualquier otra fuerza política de ámbito español, palabras que fueron interpretadas como una alusión al PSOE. Como se sabe, Castells pertenece al sector más catalanista del PSC, favorable a que esta formación tenga grupo propio en el Congreso, algo que Navarro no secunda.