Los recortes en la sanidad catalana llegan a la atención a toxicómanos
Acampada antirecortes en una planta del Hospital Germans Trias - EFE

Los recortes en la sanidad catalana llegan a la atención a toxicómanos

Caen las ayudas a la red asistencial y 3 hospitales cierran la unidad de desintoxicación

BARCELONA Actualizado:

«Ni se ha abierto ni se abrirá». Los trabajadores del Hospital de Bellvitge de Barcelona se preguntaban a finales de agosto cuándo abriría de nuevo la Unidad Hospitalaria de Desintoxicación (UHD) del centro, «clausurada provisionalmente», según la dirección. El día 1 de septiembre tuvieron claro que el servicio, como tal, no volvería a funcionar. Entre las medidas de ajuste planteadas por este hospital barcelonés estaba la de cerrar esta unidad y reubicar a los pacientes en la unidad de psiquiatría, junto a personas con patología mental. En el Hospital Joan XXIII de Tarragona el cierre ha sido total, y en el Germans Trias y Pujol (Can Ruti) de Badalona, según el centro, los pacientes en fase de desintoxicación comparten espacio con los enfermos psiquiátricos. En los tres centros, todos de la red hospitalaria pública, la UHD, que ha funcionado durante años, ya no está operativa y se ha suprimido como medida de contención de gasto. Así lo reconocen las direcciones de los tres hospitales consultadas por ABC.

Los sindicatos están convencidos de que «es un primer paso hacia la desasistencia en este ámbito» y denuncian la desaparición de los contratos de algunos profesionales que prestaban sus servicios en estas unidades y «a los que no han renovado». «Si los colocan en una unidad saturada como la de Salud Mental, la calidad del servicio será mucho peor», denunciaron las citadas fuentes sindicales. En el caso del Joan XXIII la unidad se ha cerrado «sin más», afirma CC. OO.

En el Hospital de Bellvitge, los sindicatos dicen tener pruebas más que suficientes de que la calidad en el servicio descenderá preocupantemente desde la desaparición de la unidad. «Para empezar, han recortado personal porque a los trabajadores con contratos anuales que estaban en la UHD se les ha despedido y ahora los de Psiquiatría tendrán que atender a más gente y mal», precisó Paloma de la Calle, de la CGT. La portavoz sindical lamenta que «se ingrese a estos pacientes tan sensibles con personas que tienen patologías diferentes». Según datos de Salud, once personas ingresaron en 2010 en la UHD de Bellvitge, donde se dieron también 20 altas y la media de estancia fue de casi 12 días.

En el caso del hospital tarraconense el cierre se hizo efectivo este verano y nadie dio fecha de nueva apertura. Fuentes de la dirección del hospital indicaron que «la Unidad tiene una disponibilidad de cuatro camas las 24 horas del día y se cierra habitualmente en verano aprovechando las vacaciones del personal». Matizan, no obstante, que «este año, dentro de las medidas de contención del gasto del Plan de Ajuste, se ha prolongado el cierre unas semanas más».

Lo cierto es que estamos acabando el año y la unidad sigue sin reabrirse. Los sindicatos dicen tener la certeza de que el cierre es definitivo, aunque el centro lo niega y se excusa alegando que «este diciembre se está estudiando cómo se reabrirá el servicio en 2012 para que la gestión sea lo más eficiente». El año pasado, en la UHD del Joan XXIII hubo 18 solicitudes de ingreso.

En la unidad de Psiquiatría

El tercer hospital de referencia en eliminar la UHD es el Hospital Germans Trias i Pujol. El centro asegura que los enfermos se han canalizado a la Unidad de Psiquiatría, aunque los trabajadores mantienen que el servicio se ha recortado y apenas se atiende a los pacientes. «La Unidad se ha cerrado como también se han cerrado dos plantas y hemos perdido 114 camas», denuncia el sindicato Catac.

Jaume Benavent, director adjunto de asuntos asistenciales del Instituto Catalán de la Salud, asegura que la actividad de las unidades clausuradas se ha trasladado a otros servicios «pero no se ha perdido». El Hospital del Mar, el Vall d'Hebron o el Clínic mantienen operativas sus unidades.