Querella por la muerte de una mujer tras visitar cuatro hospitales

La Generalitat de Cataluña, titular de los cuatro hospitales por los que pasó la mujer, defiende la actuación de sus centros

BARCELONA Actualizado:

Una mujer de Gerona afectada de un derrame cerebral (aneurisma) visitó cuatro hospitales públicos de Cataluña durante 65 horas, tras lo cual fue operada, en el Clínic, y murió seis días después. Según publicó ayer El País la familia de la fallecida, Carmen Mesa, de 65 años, ha presentado una querella en los juzgados de Barcelona contra el gerente del hospital Vall d'Hebron y contra el jefe del servicio de neurocirugía de ese centro. Les acusa de un delito contra los derechos individuales de los ciudadanos, por no garantizar la atención sanitaria de la paciente, y otro de denegación de asistencia sanitaria al que están obligados esos profesionales.

La Generalitat de Cataluña, titular de los cuatro hospitales por los que pasó la mujer, defiende la actuación de sus centros y considera que la paciente recibió el tratamiento que necesitaba y que no se produjo ninguna disfunción.

Un portavoz de Vall d'Hebron consultado por Efe señaló que dicho hospital no operó a la paciente, que finalmente fue derivada al Clínic, porque los quirófanos estaban ocupados con urgencias y no cerrados, por lo que el centro desvincula este suceso de los recortes que ha llevado a cabo en los últimos meses.

Según la querella, que aún no ha sido admitida a trámite, los médicos del Josep Trueta explicaron a los familiares la urgencia de la operación, pero advirtieron de que no podían realizarla porque ese hospital «se encontraba afectado por la reciente reordenación de los servicios establecida desde el departamento de Salud de la Generalitat». Tras esa reorganización, el protocolo aplicable «obligaba a tratar este tipo de patologías agudas en el centro de referencia fijado en el mapa sanitario, en este caso, el hospital Vall d'Hebron» de Barcelona.

Apelan a la Iglesia

Por otra parte, un total de 1.034 médicos, profesionales sanitarios y usuarios han reclamado al cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, que se pronuncie sobre los efectos de los recortes sanitarios, alegando que es un «deber moral» manifestar su posición ante la grave realidad. El colectivo ha dirigido un manifiesto al cardenal, que entregaron en el arzobispado el pasado jueves, bajo el lema «Los recortes matan».