Partidos pro inmersión cierran filas ante un posible aval del TSJC al español en las aulas
Rigau en un momento de la reunión con los diputados - INËS BAUCELLS

Partidos pro inmersión cierran filas ante un posible aval del TSJC al español en las aulas

Tras discutir cuatro horas ayer sin un acuerdo, se espera que los jueces decidan hoy

BARCELONA Actualizado:

La fumata blanca sobre el futuro de la inmersión del catalán en la escuela tendrá que esperar, al menos, hasta hoy. El pleno de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJC) se reunió ayer para comenzar a deliberar sobre el recurso que presentó la Generalitat al auto de la sección quinta de esta misma sala que les obliga a garantizar que el castellano sea también lengua vehicular. En base a las sentencias del Tribunal Supremo (TS) de diciembre de 2010.

No obstante, tras cuatro horas de discusión los 24 magistrados del pleno del Contencioso del TSJC no llegaron a ningún acuerdo. Y se emplazaron para seguir deliberando hoy desde primera hora de la mañana, cuando se espera que lleguen a una entente. Según avanzó el abogado de Convivencia Cívica Catalana, Ángel Escolano, ayer mismo se citó a las partes para que acudan a las 11:00 de esta mañana a los juzgados y les sea notificada la resolución. Esta diligencia podría sugerir que ya ayer se realizó una primera votación a una propuesta de resolución redactada por el magistrado ponente que alcanzó el quórum —al menos 13 votos— y que la demora en la notificacón obedece a dar tiempo a redactar los votos particulares. Oficialmente no trascendió si hubo tal votación ni el sentido de la misma. Sin embargo, de entre los varios rumores cogía fuerza el que haya un sentir mayoritario entre la sala a favor de las tesis del TS, es decir, la que cuestionaría la actual inmersión lingüística e instaría a garantizar el castellano como lengua vehicular.

Quizás ante estos posibles malos augurios, el Govern decidió anticiparse y escenificar un consenso. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, citó ayer a los partidos pro inmersión —todos excepto C's y PPC— a un encuentro en la sede del departamento. El motivo era claro: hacer frente común ante el inmimente fallo del alto tribunal catalán. Al encuentro asistieron los diputados Dolors Camats (ICV-EUiA), Uriel Bertran (SI), Daniel Font (PSC), Neus Munté (CiU) y Anna Simó (ERC), quienes coincidieron con la consejera en la necesidad de blindar el régimen lingüístico vigente en los colegios. En declaraciones a los medios, Rigau señaló la que la lengua «es el eje vertebrador de nuestro país» y un tema al que«el Govern da la máxima importancia». No obstante, aseguró que respetará la decisión de la justicia.

SI llama al desacato Partidos y Govern ratificaron su consenso sobre un modelo que consideran «de éxito» y «perfectamente vigente». A falta de conocer la resolución, que es recurrible por ambas parte, Bertan llamó a su desacato. Por la tarde, Rigau se reunió con la plataforma Somescola.cat para debatir la situación.

Por su parte, Convivencia Cívica Catalana (CCC) advirtió de que el auto que emitirá hoy el TSJC es «muy claro» y que «Cataluña deberá incorporar el castellano como lengua vehicular en las aulas». El abogado de CCC, Oscar Escolano, auguró que el fallo no tiene que ser otro que ratificar la ejecución de la causa que hay en marcha, ya que, según apunta, el TSJC no puede revisar lo que ha fallado el TS. «Sería un contrasentido jurídico», aseveró.