El Parlamento catalán no prohibirá la frase «España nos roba»

La Generalitat se pliega a los independentistas, que usaron la expresión en un debate público

MARÍA JESÚS CAÑIZARES
BARCELONA Actualizado:

El reproche que hace un par de semanas hizo la presidenta del Parlamento catalán, Núria de Gispert, a los diputados independentistas que abusan de la frase «España nos roba», se ha quedado en eso: en una simple llamada al orden. La dirigente de UDC apeló ayer a la libertad de expresión para recular en esta condena y precisó que entre sus funciones «no está la de determinar qué expresiones pueden utilizarse o no en un debate parlamentario», aunque «si algún diputado considera ofensiva o injuriosa alguna expresión, sabe que siempre ha podido exponer su discrepancia».

La decisión de De Gispert ha sido avalada por la Generalitat. «Estoy de acuerdo con que eso se ajuste a cada circunstancia y a cada momento», dijo el portavoz del Ejecutivo autonómico, Francesc Homs. Precisamente ayer, el Gobierno catalán dio órdenes a la Consejería de Economía para formular un requerimiento ante el Ministerio de Economía, previo a la presentación de un recurso por vía judicial, sobre los 759 millones que la disposición adicional tercera del Estatuto prevé en materia de inversiones del Estado en Cataluña. Según el ejecutivo nacionalista, esta deuda, unida a los 1.450 millones del fondo de competitividad aún no transferidos, provoca problemas de tesorería.

Alfons López Tena, diputado de Solidaritat per la Independència (SI), ha usado la expresión «España nos roba» en varias ocasiones para referirse a esos impagos y al alto déficit fiscal catalán. En el último Pleno, Ciudadanos instó a De Gispert a censurar esta frase, petición que fue aceptada. La presidenta aseguró que hay una serie de palabras no permitidas, lo que le valió que López Tena —que ha protagonizado varios enfrentamientos con De Gispert— la tildara de «cosa» y «mamarracha».

«Ku lux Klan»

Ayer, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ironizó sobre una hipotética aparición del Ku Klux Klan en el Parlamento autonómico: «Nos tendremos que comer lo que digan por la liberdad de expresión». En la reunión de la Mesa, todos los portavoces parlamentarios, excepto el de SI, expresaron su rechazo al uso «dentro y fuera del hemiciclo, de insultos y expresiones peyorativas y denigrantes que puedan afectar la dignidad de esta institución y las personas que la representan». Precisamente, un compañero de filas de De Gispert, el alcalde de Vic (Barcelona), Josep Maria Vila d'Abadal, presenta hoy la Asamblea constituyente de la Asociación de Municipios para la Independencia, a la que se han adherido 152 localidades catalanas.