José Antonio Monago: «El móvil está siendo la canción de mi verano»

El presidente de Extremadura no tendrá muchas vacaciones, solo se escapará para llevar a sus hijos a la playa

PALOMA CERVILLA
MADRID Actualizado:

José Antonio Monago se está tomando tan en serio su nuevo cargo como presidente de Extremadura que está dispuesto a sacrificar sus vacaciones para intentar sacar a su Comunidad de la crisis. Después de un año políticamente muy intenso y de cumplir su sueño de ganar las elecciones, ha decidido que lo mejor es quedarse en su tierra.

—¿Vacaciones tranquilas o marcha a tope?

—Más bien «sin vacaciones». La situación económica de Extremadura no está para vacaciones. Muchos de nuestros paisanos no podrán cogerlas este año porque no tienen trabajo o están pasando serios apuros económicos. Su gobierno tampoco se va a ir de vacaciones porque nos hemos puesto «pico y pala» a solucionar el principal problema de Extremadura: el desempleo. Hemos de recuperar el mes y medio que hemos estado con un gobierno en funciones para tener listos los presupuestos a la vuelta del verano.

—¿A qué hora se levanta y a qué hora se va a la cama?

—Me levanto a las 7 de la mañana, quizás antes, y me suelo acostar pasadas las 12 de la noche. Aunque un día no lo mido por la cantidad de horas que paso despierto, sino por el número de experiencias vividas.

—¿Cuál es su rincón favorito?

—Vivo en una tierra, Extremadura, donde existen cientos de rincones. Desde los arroyos y gargantas naturales del norte de Cáceres, hasta los encinares del sur de Badajoz. Me quedo con cualquier rincón en el que pueda echar una parrafada tranquila con un paisano, hacer fotos o pasar un rato con mi familia.

—¿Mar o montaña?

—Este año más montaña que mar, pero espero sacar tiempo para escaparme con mi familia un fin de semana a la playa.

—¿Se perdería en alguna ciudad?

—En la parte antigua de Cáceres una de estas noches de verano, aunque Badajoz también tiene su encanto.

—¿En familia o a solas?

—Creo que no es incompatible. Me gusta estar con mi familia tranquilo y es necesario pasear a solas para ver con claridad ciertas cosas.

—¿Cuál es su sonido favorito del verano?

—Más que un sonido, un silencio. El del móvil. Otros años solía dejar de sonar en agosto. Aunque este mes de julio está siendo la canción de mi verano.

—¿Y su banda sonora?

—«Viva la vida», de Coldplay.

—¿Cuál es su plato favorito de esta estación, y dónde y con quién le gusta disfrutarlo?

—Tomo bastante gazpacho en verano, en Extremadura puedes tomarlo casi en cualquier parte. Este verano me temo que lo tomaré con los miembros de mi gobierno ya que solemos hacer un breve receso para comer juntos y comentar los temas del día.

—¿Sus lecturas para este tiempo?

—Estoy leyendo «El tiempo entre costuras», de María Dueñas.

—¿El verano de su vida?

—Me encanta mi tierra y hacer rutas de senderismo por cualquier zona de Extremadura. Disfrutar del paisaje y de mis paisanos.

—¿Dónde suele ir para disfrutar de un gran día?

—A las gargantas naturales de la Vera, en el norte de Cáceres. Hay varios campamentos donde alojarse y muchas rutas que hacer. Lo mejor es darte un baño a mitad del camino para refrescarte y continuar la marcha.

—¿De qué huye en sus vacaciones?

—Siempre que puedo, de las aglomeraciones. Me gusta estar en sitios donde pueda disfrutar de la gente con la que me he ido de vacaciones. Huyo de tener que estar pendiente de cuándo tienes que reservar la mesa para comer o tener que poner la toalla encima  de la persona de al lado.

—¿Qué es lo que no puede faltar en su maleta?

—Cámara de fotos, un libro, cargador del móvil, vaqueros y, por supuesto, unas zapatillas.