La independencia pierde apoyos, según la encuesta del Govern

CiU y PP resisten el desgaste de los recortes y repetirían escaños en el Parlament

BARCELONA Actualizado:

El proselitismo soberanista que Artur Mas practica desde que gobierna Cataluña pierde adeptos, según el último barómetro del Centro de Estudios de Opinión (CEO), órgano que depende precisamente de la Generalitat. El porcentaje de catalanes que apoya la independencia ha bajado respecto al anterior sondeo, al pasar de un 45,4% a un 44,6%. Se trata de la tercera vez que esta encuesta formula esta pregunta. En la primera, junio de 2011, el porcentaje ascendía a un 42,9%.

Sin embargo, el barómetro arroja ciertas contradicciones, pues sólo el 29% dice defender un Estado independiente —frente al 27,8% registrado en la encuesta de octubre de 2011—, y el 30'8% apoya un Estado dentro de una España federal. Asimismo, el 42,4% de los encuestados dice que se siente tan catalán como español, mientras que un 28,2% confiesa sentirse más catalán y un 21,1%, sólo catalán.

La encuesta, efectuada del 6 al 21 de febrer de 2012 sobre una muestra de 2.500 personas, indaga en la intención de voto de los catalanes y, por primera vez, incorpora una proyección de escaños. Pese a los recortes aplicados, CiU seguiría siendo la fuerza más votada y mantendría sus 62 escaños actuales en el Parlamento catalán, o incluso subiría a 63. Por contra, el PSC perdería entre dos y tres (se quedaría con 25 ó 26), mientras que el PP se mantendría como tercera fuerza (18-19 diputados). La fuerza que más crecería sería ERC, que pasaría de 10 a 14 ó 15 escaños, mientras que ICV conservaría los 10 actuales (o subiría uno) y Ciudadanos podría pasar de dos a 3 ó 4. Solidaritat per la Independència se quedaría sin representación, al igual que el diputado no adscrito Joan Laporta. Josep Duran Lleida vuelve a ser el dirigente político más valorado (5,61), seguido de Artur Mas (5,34). El resto suspende.

Pacto fiscal

Para el 74% de los catalanes, el paro es el principal problema, seguido del funcionamiento de la economía (43,9%), la insatisfacción de la política (18,5%) y el sistema de financiación (11,3%). En este sentido, uno de cada cuatro catalanes está «totalmente a favor» o «más bien a favor» de que se negocie un pacto fiscal para que Cataluña pueda gestionar todos los impuestos.