El Govern denuncia la precariedad de los túneles de Barcelona

Tras el choque de trenes, la Generalitat carga contra Adif por la falta de inversión

BARCELONA Actualizado:

El embrollo está servido. Un túnel cuyo mantenimiento corresponde a la administración del Estado a través de Adif, un tren de Cercanías cuyo servicio presta la Generalitat y una infraestructura desde hace muchos años sobresaturada. El choque el pasado jueves de un convoy de Cercanías con un Talgo en la estación del Clot, saldado con 25 heridos leves y que se produjo en el mismo emplazamiento donde hace un año se produjo un accidente similar, desató ayer el enfado de la Generalitat, que volvió a acusar al Gobierno de falta de mantenimiento.

El director general de Transporte y Movilidad del Govern, Ricard Font, atribuyó ayer la responsabilidad del accidente de tren del jueves a la «precariedad» en la que se encuentran los túneles ferroviarios de la ciudad por el déficit de inversiones. En declaraciones a Efe, Font avisó de que «no puede asegurar» que no vuelva a ocurrir un accidente similar, y añadió que el Gobierno «no ha realizado ninguna inversión importante» en la mejora de la capacidad y seguridad de las instalaciones desde el año 1995, y que actualmente los túneles se encuentran «al límite de su capacidad», lo que dificulta garantizar la ausencia de incidencias con el actual nivel de paso de convoyes.

18 millones de inversión

En este sentido, remarcó que «sólo se han ejecutado un 6% de las inversiones» incluidas en el Plan de Cercanías 2008-2015, lo que, en su opinión, sitúa el túnel urbano de Barcelona como «el más precario de España» y pide al nuevo Gobierno que«priorice la mejora de las subestaciones y la señalización de estos tramos de los túneles». El director general de Transporte no descartó abrir un expediente informativo a Adif una vez tenga sobre la mesa los informes sobre el accidente.

Según las notas facilitadas por Adif a lo largo de 2011, en este año y sólo en instalaciones de seguridad y señalización (como enclavamientos o sistema GSMR), y únicamente en los túneles de Barcelona, se han invertido 18 millones. Estas inversiones no incluyen ni la catenaria rígida —renovada casi por completo en los últimos años—, ni las subestaciones eléctricas, ni los trabajos en vía ni las mejoras en estaciones.