«Biutiful» o el precio de pasarse de la raya con el realismo sucio

La productora del filme deberá pagar 20.000 euros por dañar una tumba durante el rodaje

BARCELONA Actualizado:

Poco o nada podía imaginar Alejandro González Iñárritu que su apuesta por el realismo sucio y ennegrecido de «Biutiful», con esa lente deformante que colocó sobre la ciudad de Barcelona, le acabaría costando una importante suma de dinero. No a él directamente, de acuerdo, pero sí a la productora del filme, Mod Producciones, y al Ayuntamiento de Barcelona, condenadas ambas a pagar 20.000 euros por los daños causados en una tumba durante el rodaje de la película que le valió a Javier Bardem su tercera nominación a los Óscar.

Los hechos, funestos hechos, se remontan a principios de año, cuando dos hermanas que visitaban cada dos días la tumba de su padre se quedaron en estado de «shock» al entrar en el camposanto y toparse con nichos con pintadas, otros que simulaban estar vacíos, ataúdes abiertos... Y es que, en su empeño por afear en exceso el cementerio del barrio barcelonés de Sants, al equipo de Iñárritu se le fue la mano y no prestó demasiada atención a un punto del contrato que habían firmado con la empresa pública Cementiris de Barcelona en el que se especificaba que durante el rodaje se debía respetar la sensibilidad e intimidad de los usuarios. Es más: las demandantes no solo se quedaron devastadas tras comprobar que el sepulcro de su padre había sido pintado para simular abandono, sino que tuvieron que recibir tratamiento psiquiátrico, por lo que no dudaron en presentar una demanda alegando daños morales. Una demanda que ha recibido ahora el espaldarazo judicial con una sentencia que condena a la productora y a Cementiris de Barcelona, participada en un 51 % por el consistorio barcelonés, a pagar a partes iguales una indemnización de 20.000 euros.

El Ayuntamiento de Barcelona, que concedió los permisos para el rodaje y aseguró el pasado mes de enero que la productora asumiría la responsabilidad de cualquier elemento dañado, ya adelantó ayer que no tiene intención de recurrir la sentencia, por lo que las aseguradoras de las dos empresas ya han empezado a negociar cómo se hará efectivo el pago de la multa.