Miquel Porta Perales - El oasis catalán

Vox.cat

La izquierda sigue con su plástica, sus performances y sus espectáculos, lamentables i kitsch. ¿Así se contrarresta o neutraliza a Vox?

Miquel Porta Perales
Actualizado:

Vox se concentra en Barcelona y las izquierdas catalanas contraprograman. Tanto hablar de que la mejor manera de contrarrestar a Vox es ignorarlo –el llamado cordón sanitario-, y ahora resulta que el PSC pone en circulación el “autobús del amor”, Ada Colau organiza una fiesta “en colores” contra lo “rancio del blanco y negro” y a favor del “amor contra el odio”, y los CDR y Arran –organización vinculada a la CUP- salen a la calle con la pancarta del “no pasarán”. La izquierda sigue con su plástica, sus performances y sus espectáculos, lamentables i kitsch. ¿Así se contrarresta o neutraliza a Vox? Lo contrario es cierto: estos numeritos fortalecen a Vox. Me explico. ¿Qué ha quedado de la jornada de contraprogramación del sábado pasado en Barcelona? ¿Por qué Vox puede sacar algún provecho de la misma? Respondo: porque, podrá decir que Ada Colau limitó su derecho de reunión y expresión negándoles –por obras, claro está- el alquiler del Plau Sant Jordi; porque, podrá mostrar las imágenes -¿la revolución de las sonrisas que no rompe ni un cristal ni tira un papel al suelo?- de unos autodenominados antifascistas que se manifestaron contra Vox lanzando vallas y piedras a los mossos, quemando contenedores y levantando barricadas. Y, mientras tanto, los Comunes se apuntan a la autoayuda cursi de Ada Colau y el PSC está de paseo por la ciudad.

El éxito de la visita de Vox a Barcelona –esto es, la notoriedad alcanzada por Vox.cat el pasado fin de semana- no está en su concentración en la avenida Reina María Cristina de la ciudad, sino en la reacción peculiar de algunos partidos catalanes. Vox ya puede afirmar que la izquierda catalana y el nacionalismo ídem son incapaces de dar respuesta a las cuestiones –problemas, ideas, proyectos o deseos- que plantea. Ya puede afirmar que es una fuerza que -¿por algo será?- incomoda. Si tenemos en cuenta que Vox no surge por arte de birlibirloque, sino que es la expresión de un estado de ánimo, bien puede decirse que algo recolectó en Barcelona.

Miquel Porta PeralesMiquel Porta Perales