Vientos de muerte y caos

Actualizado:

MANUEL PÉREZ

BARCELONA. El temporal de viento en Cataluña dejó ayer un reguero de incidencias muy importante en toda la región. En total fueron siete víctimas mortales entre el viernes y ayer, y a eso se sumó un apagón que afectó a 200.000 hogares, que la red ferroviaria se interrumpió a varios niveles (Cercanías, Media Distancia y AVE) y una decena de carreteras fueron cortadas al tráfico.Por este motivo, la Dirección General de Protección Civil mantuvo activada la fase de emergencia del Plan Procicat todo el día. Las previsiones del Servicio Meteorológico indican que la situación se normalizará a lo largo de hoy.

El suceso más importante del día fue el desplome de un edificio anexo a las instalaciones del campo de béisbol de Sant Boi de Llobregat (Barcelona). En el instante del desmoronamiento había 17 menores y dos monitores. Según datos confirmados por el Departamento del Interior, cuatro menores perdieron la vida y otras ocho personas se encuentran heridas. El presidente de la Generalitat, José Montila, se trasladó al lugar del accidente para conocer de primera mano los hechos y las evoluciones de las tareas de emergencia. Por su parte, el conseller Saura, se reunió con el alcalde de Sant Boi, Jaume Bosch, y con los responsables de los cuerpos de emergencia.

Por otro lado, según informaron los Mossos d´Esquadra, en la Palma de Cervelló (Barcelona), un hombre falleció y otro resultó herido grave, como consecuencia de la caída de un árbol. Suceso que también se repitió en Abrera (Barcelona) donde pereció un hombre de unos sesenta años según informó el Ayuntamiento de esta localidad.

Otra de las incidencias graves de la jornada fue el corte de suministro eléctrico en media Cataluña. Según informó Fecsa-Endesa, hubo entre 150.000 y 200.000 abonados sin luz entre Tarragona, el Vall_s Oriental y Occidental y el Baix Llobregat, mientras que sólo 20 técnicos trataban de resolver las averías más urgentes. A última hora, la compañía admitió que hasta el lunes no se recuperará la normalidad.

Actuación de los Bomberos

Los Bomberos de la Generalitat hicieron 1.609 salidas a consecuencia del temporal de viento. La mayoría fueron para retirar árboles y otros elementos de la vía pública como uralitas, carteles, persianas o cables de suministro eléctrico. Por su parte, los Mossos trabajaron en más de 400 servicios. Según informó el Servicio Catalán de Tráfico se restringieron el paso de los camiones en la AP-7 a la altura de la Jonquera (Gerona) en sentido a Francia.

Por último, a causa del temporal de viento los servicios de la red ferroviaria se vieron afectados en Cercanías, servicios de Media Distancia y en el trayecto del AVE entre Tarragona y Barcelona. El fuerte viento también obligó por la mañana a operar por una única pista durante treinta minutos en el Aeropuerto de El Prat.

La lista de estragos se completó con un incendio forestal en Bonastre (Tarragona). Al cierre de esta edición, el fuego, difícil de apagar por el viento, seguía activo y había quemado 20 hectáreas.