Miquel Porta Perales - El oasis catalán

Veneno

Tiene razón Juncker al decir que el nacionalismo es un «veneno»

Miquel Porta Perales
Actualizado:

Tiene razón Juncker al decir que el nacionalismo es un «veneno». Que intoxica y daña. La UE lo sabe. Cabe recordar que la UE surge como consecuencia de las guerras mundiales propiciadas por un nacionalismo que devasta Europa. La UE o el antídoto contra el «veneno» nacionalista. Y en eso que Puigdemont arremete contra la UE asegurando que vulnera sus valores fundacionales al no reconocer la ilegal República Catalana. Si tenemos en cuenta que la UE es un club de Estados de derecho que cumplen escrupulosamente la legalidad democrática, si tenemos en cuenta eso, ¿qué decir de las palabras de Puigdemont? Sí, el veneno nacionalista -por decirlo a la manera del presidente de la Comisión Europea- sigue ahí. Y sus efectos nocivos, también.

En el caso de Cataluña, el nacionalismo está dañando la economía -salida de empresas, fuga de capitales, caída del comercio, descenso del turismo, aumento del desempleo y lo que vendrá- y la convivencia social. En el campo de la acción política, a modo de preludio de las elecciones autonómicas del 21 de diciembre, el nacionalismo -aunque ahora hable de una declaración de independencia simbólica y de la existencia de otras alternativas: a buenas horas mangas verdes- está calentando y envenenando el ambiente.

Externamente, reclamando a la UE que reconozca la República Catalana si los secesionistas ganan las elecciones autonómicas. Puigdemont -dejando a un lado la regañina que lanza a la UE: menudo lujo tratándose de un político en busca y captura por incumplir la legalidad democrática- dar gato por libre colando unas elecciones autonómicas como un referéndum de autodeterminación. Internamente, el nacionalismo envenena la relación entre el PDeCAT y ERC con la propuesta de una lista de país o lista unitaria con la cual intenta salvar el pellejo y evitar que ERC triture al partido de Puigdemont. Por si fuera poco, el independentismo a horas convenidas de los comunes rompe el pacto municipal con el PSC envenenando más el ambiente. Y todo por una mentira.

Miquel Porta PeralesMiquel Porta Perales