Trapero, junto al consejero de Interior, Joaquim Forn
Trapero, junto al consejero de Interior, Joaquim Forn - EFE

Trapero niega que los Tedax de la Guardia Civil se ofrecieran para investigar en la casa en Alcanar

El mayor de los Mossos critica que gran parte de la información policial internacional no llega a Mossos

BARCELONAActualizado:

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha lamentado este lunes que gran parte de la información policial internacional que llega a la Policía Nacional como cuerpo encargado de las relaciones internacionales «no fluye» hacia la policía catalana y esto provoca disfunciones graves. En una entrevista de Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, Trapero ha afirmado que «gran parte de la información que afecta a Cataluña no pasa de Madrid hacia aquí y no fluye. Esto es así, no me lo puede discutir nadie».

«La información que viene de cualquier país, especialmente del entorno europeo, entra por una ventanilla en Madrid controlada por el Cuerpo Nacional de Policía y ellos hacen el reparto de esta información y en este reparto el Cuerpo de Mossos no suele salir bien parado», ha dicho.

Trapero también se ha referido a la actuación tras la explosión del chalé de Alcanar en el que los terroristas preparaban un atentado de mayor envergadura para negar que los Tedax de la Guardia Civil se ofrecieran a los Mossos para investigar la casa. «La Guardia Civil en ningún caso hizo ningún ofrecimiento porque no hubiera tenido ningún sentido. Mossos tiene su propio Tedax y estaba activado desde el primer momento», ha indicado Trapero.

Sobre el contacto entre un policía belga y Mossos, ha negado que hubiera ninguna alerta porque fue una comunicación informal que se limitaba a pedir información sobre una persona.

Con todo, el mayor de la policía catalana ha considerado que no cree que se hubiera podido evitar el atentado aunque los Mossos hubieran contado con información como que se había investigado al imán Abdelbaki es Satty en 2005, presunto cerebro de los atentados, si bien «esto que no funciona bien, provoca disfunciones graves. Es así».

Sobre el papel de la Policía Nacional como único cuerpo con la competencia internacional, ha argumentado: «¿Tiene sentido que un cuerpo que ya no tiene este carácter central, que no es el que recibe las denuncias ni los inputs de la ciudadanía, todavía sea el que se guarda esta información? No tiene ningún sentido».

Sin ayuda en su huida

Según ha explicado, los Mossos no tienen ningún elemento para creer que el autor del atropello de La Rambla Younes Abouyaaqoub recibiera ninguna ayuda durante su huída hasta que fue abatido en Subirats (Barcelona). En este sentido, ha indicado que los únicos contactos de Abouyaaqoub en estos cuatro días con personas no fueron para ayudarle, como cuando le intentó robar el coche a una mujer, y que el terrorista estuvo caminando de noche esos días y que se coló en una casa.

Trapero ha apuntado que la célula yihadista de los atentados funcionó como una «secta» y que su manera de radicalizarse es mucho más difícil de detectar, por lo que reorientarán su manera de investigar pensando más en esta perspectiva. Por eso, los Mossos tendrán en cuenta estos nuevos procesos de radicalización «que no son tan evidentes y que no dejan rastro».