Temporada taurina 2010, o el año de la consagración de los toros en Barcelona

ANTONIO SANTAINÉS CIRÉS
BARCELONA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Estamos ya, querido lector, inmersos en la nueva temporada taurina de 2010 que, a juzgar por los elementos que la componen promete ser de muy mucho interés.

Este domingo, 25 de abril, da comienzo la misma con un cartel que, sin ser la alegría de la huerta, puede depararnos sorpresas. Toros de Juan Pedro Domecq para Jesulín de Ubrique que reaparece después de un largo período de meditación. Completan la terna el Cordobés y el Fandi. Si espectacular y simpático es el primero, al Fandi habrá que encasillarlo dentro de los diestros más deportistas y menos artistas en la suerte de banderillas.

Pero demos cuenta de los siguientes carteles y hagamos un somero comentario de los que, a nuestro juicio, pueden depararnos cosas gratas. Vean:

- El 2 de mayo. Novillos de Mari Carmen Camacho para: Jesús Fernández, Conchi Ríos y Martín Reina.

- 16 de mayo. Toros de San Miguel para: Eugenio de Mora, Antonio Barrera y Serafín Marín.

- 23 de mayo. Corrida del arte del rejoneo. Toros de San Pelayo y San Mateo. Antonio Domecq, Diego Ventura y Joao Moura.

- 6 de junio. Toros de Domingo Hernández-Garci-Grande. Finito de Córdoba, Morante de la Puebla y el Juli.

- 27 de junio. Novillos de Hierbabuena. Thomas Duffau (francés), Juan del Álamo y Diego Silveti.

- 4 de julio. Toros de Carmen Lorenzo y San Mateo para: Enrique Ponce, Miguel Ángel Perera y Cayetano.

- 18 de julio. Toros de Victoriano del Río. El Fundi, José Tomás y José María Manzanares.

- 25 de julio. Toros de Torrehandilla y Torreherveros. Francisco Rivera Ordóñez, el Fundi y Talavante.

Novilladas

Prestamos especial atención a los festejos del 2 de mayo y 27 de junio. Dos novilladas. ¡Albricias, aficionado! Porque este tema de las novilladas, ha entrado en un total olvido. Cuando es urgente diría yo urgentísimo, cultivar savia nueva, es decir, un plantel nuevo con toreros que tengan personalidad propia y se aparten de la uniformidad actual que tanto daña al espectáculo. Así lo entiende el buen aficionado catalán.

En la corrida del 16 de mayo tengo interés por ver nuevamente a Antonio Barrera, diestro que la pasada temporada tuvo un muy esperanzador éxito. Es una repetición ganada a pulso. La corrida del arte del rejoneo tiene atractivos suficientes para los que gustan del toreo a caballo. Antonio Domecq, Diego Ventura y Joao Moura pueden ser protagonistas de una gran tarde.

Morante y el Juli

La corrida del 6 de junio tiene justificados alicientes con Morante de la Puebla y el Juli. Un festejo para no dejarnos arrastrar por la impavidez y quedarnos en casa, esperando que nos lo cuenten. Ya sabemos todos que Morante es un décimo de la lotería. ¿Saldrá premiado? Habrá que jugar, digo yo, ¡para que la suerte nos acompañe!.

El Juli atraviesa un gran momento. Está cuajado y casi, con absoluta seguridad, puede depararnos una gran tarde. Y, ¿qué decir de Finito de Córdoba?. Pues que viene de relleno, que su inclusión en el cartel es pura falacia; en una palabra, que no confío en él un ápice.

Ponce y Perera

Para el 4 de julio tenemos un cartel para paladares selectos, con Enrique Ponce, Miguel Ángel Perera y Cayetano. Ponce es ya un torero veterano y, sus veinte años de alternativa le avalan como figura. Conoce bien al toro, aunque estos toros de ahora tienen pocos recovecos por descubrir; sus faenas, generalmente de bellos trazos, pecan de excesivamente largas, pero, en conjunto, es visto con agrado.

En este interesante cartel nunca diré que Enrique Ponce viene «arropado» por dos buenos toreros si no por dos gallos de pelea, dispuestos a presentar guerra, a luchar ferozmente, a ganarle la partida, si es posible. Se trata de Miguel Ángel Perera y Cayetano, que no se andan con zarandajas y como les entre en ebullición su sangre torera, pueden dar mucho que hablar.

José Tomás

El día 11 no hay nada, para reponernos de tantas emociones y, como dicen ahora, «para cargar pilas» porque el 18 de julio, mantecadas de Astorga (léase Victoriano del Río) para el Fundi, José Tomás, «el Deseado», y José María Manzanares, que ojalá pueda repetir su fantástica tarde de la feria de la Merced. El Fundi es un buen torero, extremadamente honrado y ¿qué podemos decir de José Tomás? Nada. Porque aquí está como en su propia casa. Y, líbreme Dios de meterme en casa de nadie.

Son pequeños consejos que, a priori te doy, amigo aficionado. Pero, ¡claro! en esto de los toros siempre surge lo inesperado y para desvanecer dudas, un consejo: Ir a la plaza, si puedes, en todos los festejos. Se aprende y aseguras la jugada.