España y los Países Catalanes en el callejero de CataluñaFuente: INE y elaboración propia. Comparación entre 2001 y 2017. Gráfico: Luis Cano

La silenciosa depuración de España en el callejero de Cataluña

Al borrado en sus calles y plazas le acompaña el crecimiento desproporcionado de nombres del imaginario nacionalista

Actualizado:

Numerosos municipios catalanes están eliminado de sus calles y plazas el nombre de España (o «Espanya», en catalán), al mismo tiempo que proliferan las vías dedicadas a los Países Catalanes («Els Països Catalans») o a personajes ilustres del nacionalismo catalán.

En 2001 había 111 calles o plazas dedicadas a «Espanya» en toda Cataluña; en 2017 son solo quedan 87, según el análisis realizado por ABC del nombre de calles, plazas y otras vías en 2001 y 2017 recogido por el INE. En total, 23 municipios borraron a España de los carteles de sus vías. Sitges (Barcelona), lo hizo por partida doble, para una vía y para una plaza. Algunos municipios como Sitges optaron por recuperar el nombre anterior como sustituto; otros no ocultaron el sesgo nacionalista de la decisión.

El Papiol (Barcelona) sustituyó su plaza Prínceps d’Espanya por el nombre Països Catalans. Los Países Catalanes, la entelequia que incluye a Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana, también fue el nombre escogido por Ivars de Noguera (Lérida) para rebautizar su avenida Princesa d’Espanya. Once de Septiembre («Onze de Setembre» en catalán), fecha de la fiesta de Cataluña, fue el nombre escogido para borrar a España de los municipios barceloneses de Torelló y Balsareny.

En otros municipios, el giro es más sutil. En Ripoll (Gerona), la plaza de Espanya pasó a llamarse plaça de la Llibertat (libertad, en castellano). El mismo nombre escogió Almenar (Lérida).

De todos los municipios que cambiaron su nombre, los de mayor tamaño, junto con Sitges, son Cambrils y Amposta (Tarragona). Ambos escogieron nombre inocuos para sobreescribir la placa de plaza de España: plaza de la Villa y plaza del Ayuntamiento, respectivamente.

Imaginario nacionalista

La depuración de España de las placas de las calles de Cataluña ha estado acompañada de un crecimiento desproporcionado de los nombres relacionados con el imaginario nacionalista.

El callejero catalán, desde que comenzó el siglo, ha crecido en un 14%, de las cerca de 113.000 calles, plazas y otras vías a las 129.000, fundamentalmente como consecuencia del desarrollo urbanístico. Sin embargo, el crecimiento de los nombres de personajes o conceptos relacionados con el catalanismo ha aumentado en una proporción muy superior.

Francesc Macià, fundador de Esquerra Republicana de Cataluña, quien proclamó la República catalana desde el palacio de la Generalitat tras vencer las elecciones del 14 de abril de 1931, ha pasado de tener 171 calles o plazas a 216, un 26% más. Es superado en número por su sucesor al frente de ERC y presidente de la Generalitat, Lluís Companys, fusilado tras la Guerra Civil. De tener 182 calles ahora cuenta con 261, un 43% más.

En porcentaje de crecimiento les supera Josep Tarradellas, también de ERC, presidente de la Generalitat en el exilio y, ya en democracia, del Gobierno provisional hasta 1980, año de su muerte. Las vías dedicadas a Tarradellas pasaron de 65 a 100, un 54% más.

Junto al crecimiento desproporcionado de las calles dedicadas a los prohombres del nacionalismo catalán, ha habido también una expansión de la presencia del ideario nacionalista. Las vías dedicadas a los «Países Catalanes» han pasado de ser 121 a 166, un 37% más. Las colocadas para honrar la fecha del 11 de septiembre de 1714 han pasado de 209 a 267, un 28% más.