La granadina desplegará su arte en Calella de Palafrugell
La granadina desplegará su arte en Calella de Palafrugell

Sara Baras y Josep Carreras apagan las luces del Festival de Cap Roig

TEXTO: D. LÓPEZ VALLE FOTO: M. A. MOLINABARCELONA. El flamenco y la lírica serán unidos por el hilo del baile de Sara Baras y la voz de Josep Carreras. El último de los espectáculos del Festival dels

D. LÓPEZ VALLE
Actualizado:

El flamenco y la lírica serán unidos por el hilo del baile de Sara Baras y la voz de Josep Carreras. El último de los espectáculos del Festival dels Jardins de Cap Roig une a dos mundos tan dispares para interpretar temas de Isaac Albéniz, Carlos Gustavino, Joaquín Turina, Manuel de Falla, Enrique Granados, Agustín Lara y Federico García Lorca. Con toda seguridad se vivirán momentos inolvidables cuando se interpreten titulos como «Los cuatro muleros», «El café de chinitas», «Anda Jaleo», «Los mozos de Monleón» y «Sevillanas Siglo XVIII». Casi nada.

La expectación ha sido tan grande que las entradas están agotadas desde hace algún tiempo y han tenido que hacer doblete este fin de semana. Todo, para ver por primera vez a Josep Carreras acompañado por una guitarra española, la que toquen José María Bandera y Mario Montoya. Sin Carreras en el escenario, Sara Baras también atacará fandangos y bulerías junto con su cuerpo de baile.

Nombres para la historia

Esta edición del Festival dels Jardins de Cap Roig se inició el pasado 6 de julio con la actuación del mito Bob Dylan. Éste no fue el único nombre de relumbrón que ha pasado por Calella en este mes y medio, ya que quedarán para el recuerdo las actuaciones de divas del soul como Dionne Warwick o la inmensa Roberta Flack.

También resonó en el auditorio de Calella la voz de Diana Krall, intérprete que ha conseguido una buena colección de premios y éxitos acercando el jazz al gran público. Pero no todo fue música. O al menos música cantada: ballets míticos como el Beriozka ruso actuaron por primera vez en España. Lo mejor de todo es que a estas alturas no es raro que fuese en Cap Roig.